fbnoscript
2 de agosto de 2012 | #1233

Patronal y burocracia por la devaluación

El Gobierno provincial junto a la Unión Industrial (UIC) y a la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (Cimcc) decidieron conformar un organismo común para discutir "eventuales medidas para afrontar la baja en el nivel de actividad, producto de la crisis" (Comercio y Justicia, 26/7). Aunque la reunión formal entre todas las partes aún no se ha llevado a cabo, ya se declaró cuáles serían sus objetivos, los que constituyen un verdadero programa de gobierno: "necesitamos que la Nación reduzca la presión fiscal y también una mejora en el tipo de cambio, que incluso va a permitir eliminar una serie de medidas distorsivas que hoy se traducen en restricciones a las importaciones" (ídem). Devaluación, liberación del comercio exterior, subsidios y rebaja impositiva. Este es el programa de las multinacionales automotrices acompañadas por los autopartistas. De este lanzamiento es parte el Smata, ya que su secretario general Dragún -en uso de licencia para ejercer como ministro de Trabajo de De La Sota- forma parte de la representación oficial. Dragún, además, reforzó un reclamo ya efectuado al gobierno nacional: 10.000 subsidios del Programa de Recuperación Productiva (Repro) "para sostener el empleo en la provincia". Como se ve, Dragún actúa como comisionista y forro de las patronales automotrices.

Por un congreso de los trabajadores metalmecánico

Las patronales acompañadas por el gobierno y los burócratas están agrupándose para establecer sus "reclamos", todos los cuales afectarán severamente las condiciones de vida de los trabajadores, además de apoderarse los recursos del Estado. Los trabajadores tenemos que establecer nuestro programa y nuestra política, la cual no pasa ni por los Repro ni por la devaluación, sino por la prohibición de los despidos y de las suspensiones, por el salario actualizado de acuerdo al aumento del costo de vida, por el reparto de las horas de trabajo y por el control obrero de la producción. Exigimos una asamblea general del Smata y de la UOM, y congreso de delegados de base de toda la industria metalmecánica para establecer una política obrera frente a lo que las patronales llaman "baja del nivel de actividad". Eduardo Salas  

Compartir

Comentarios