fbnoscript
15 de noviembre de 2012 | #1248

Salta: Urtubey no puede cerrar la paritaria

Por primera vez en tres años

En la sexta reunión con el gobierno, todos los sindicatos docentes -que se nuclean en la Intergremial- han rechazado nuevamente la miseria salarial que ofrece el gobierno: 21% en tres cuotas para 2013 y, para cerrar el año en curso, tres cuotas de 300 pesos en negro para noviembre, para diciembre y para enero. La burocracia aceptó los dos últimos años acuerdos tan ruinosos como este. Por esta vía, el gobierno ha logrado que la masa salarial caiga en dos años del 53 al 47% de los gastos totales del Estado.

Pero, ahora, un fuerte rechazo recorre las escuelas. Se está reclamando que los secretarios generales convoquen a medidas de fuerza.

La crisis de la paritaria abarca a todos los estatales. Un ala de las gremiales de médicos ya paró el 12 por el 30% de aumento.

Tribuna Docente viene recorriendo las escuelas desde el comienzo de la negociación, para explicar que la recuperación del poder adquisitivo exige un aumento no menor al 30% y un sueldo para el que recién se inicia de 5.000 pesos, y para reclamar la convocatoria a asamblea general. Se trata de recuperar el instrumento histórico de la docencia salteña: las grandes asambleas generales, que bancaron la lucha y que fueron capaces de poner "grogui" al gobierno de Romero.

En la ADP -por lejos el gremio más numeroso-, Argañaraz, la nueva secretaria general, se alineó rápidamente con Yasky y lanzó la CTA K. Hay fuertes síntomas de división entre los herederos de la camarilla de Choque, que lleva unos veinte años a la cabeza del gremio. Las elecciones del año que viene agudizarán las fracturas. En este cuadro, Argañaraz sale con una demagogia reivindicativa inédita en muchos años en el gremio. Pero se ha negado a convocar a asamblea y entró a negociar montos en negro, en nombre de mejorar relativamente el sueldo del maestro de grado en relación con los profesores de secundaria. Es un planteo divisionista que reforzará el achatamiento de toda la escala, ya que el básico docente apenas alcanza los 1.200 pesos -de los más bajos del país.

Estamos reclamando que baje la directiva para informar la marcha de la paritaria; que se elijan delegados, que se convoque una asamblea general para quebrar el cepo salarial y para imponer nuestras reivindicaciones.

Una nueva etapa se está abriendo en la docencia salteña, luego de la derrota de la asamblea de los autoconvocados.

Compartir

Comentarios