fbnoscript
18 de julio de 2013 | #1277

Balance de una lucha histórica

Las paritarias de prensa escrita fueron el resultado de un profundo proceso de lucha por abajo y, de ninguna manera, el producto de una iniciativa tomada por una conducción sindical completamente agotada y que su única función, durante las últimas décadas, ha sido el vaciamiento sistemático de la organización sindical. Las paritarias de prensa, en primer lugar la de diarios en 2012 y, posteriormente, la del conjunto de la prensa escrita en 2013 fue gracias a la tenaz lucha de los delegados, activistas y agrupaciones que lograron imponérselo a la burocracia, a través del método de paritarios electos en asamblea -un precedente importantísimo para el movimiento obrero.

Por este motivo, a la hora de analizar el acuerdo final, no puede soslayarse en sus limitaciones el rol que jugó la burocracia sindical, en el plano general y en el particular. La burocracia sindical de todo pelaje se ocupó de acompañar el techo salarial del gobierno, lo que objetivamente encorsetó al vigoroso movimiento de lucha por las paritarias prensa que levantó la consigna de 35% de aumento salarial y 7 mil pesos de básico, mientras las conducciones gremiales firmaban sin mover un pelo el techo del gobierno.

Por otro lado, la dirección de la UTPBA, en particular, jugó constantemente por la derrota del conflicto. Esto quedó de manifiesto en su ninguneo a las históricas movilizaciones que protagonizaron los trabajadores como el 7 de junio en Aedba y La Nación o el 26 de Junio frente a Clarín y Ámbito. Por el contrario, las únicas dos ocasiones en que la dirección del sindicato decidió realizar una movilización de algún tipo fue contra los mismos trabajadores en lucha. Primero, hicieron una movilización de aparato para "bancar" a la Comisión Directiva en un asado y, después, en pleno auge de la lucha paritaria, movilizaron a cientos de jubilados para hacer fraude en la asamblea de Junta Electoral.

No hay lugar a dudas: la burocracia de la UTPBA fue un factor de bloqueo durante estos meses y operó para la derrota del conflicto bajo la -acertada- caracterización de que un movimiento triunfante de lucha de los trabajadores no tardaría en desplazarla eventualmente de la conducción del sindicato. Fue, a pesar de ella, que los trabajadores lograron un impresionante triunfo gracias a la solidez de la organización del cuerpo de delegados paritarios. Si no fue mayor, fue por la falta de un sindicato que esté al servicio de la lucha.

Ahora, los delegados gremiales y paritarios, activistas, trabajadores y agrupaciones que participamos activamente de este proceso deberemos poner manos a la obra para recuperar nuestro sindicato.

Debemos encarar el debate para la conformación de un frente -sobre la base de la representación del cuerpo de paritarios y delegados- de cara a las elecciones del gremio. Además, tenemos que incluir a otros sectores como los compañeros de la Intercanal, a quienes también llamamos a sumarse en la lucha por la refundación de nuestra organización gremial.

Ya logramos una conquista histórica con la recuperación del convenio único de prensa escrita. Ahora vamos por la recuperación de nuestro sindicato.

Compartir

Comentarios