fbnoscript
5 de septiembre de 2013 | #1284

Gran convulsión obrera en Santa Fe

El FAP: con los empresarios, contra los trabajadores

Santa Fe es el escenario de verdaderas convulsiones obreras contra el vaciamiento y cierre de empresas. Los días miércoles 28 y jueves 29 el cordón industrial de San Lorenzo estuvo paralizado con paros y piquetes en las principales fábricas. Este paro convocado por la CGT (17 de octubre) contra el cierre de Petroquímica Bermúdez, fue lanzado a partir de un plenario de 100 delegados de todo el cordón industrial. Petroquímica Bermúdez es propiedad del vaciador Taselli. La lucha en curso coloca como prioridad el reclamo del pago de los salarios adeudados, como única manera de enfrentar el "desangre" del conflicto y seguir peleando por los puestos de trabajo.

El Partido Obrero participó de los piquetes y combinó esta lucha en la calle con la acción parlamentaria. Nuestra bancada en el Concejo Deliberante de Capitán Bermúdez presentó un proyecto de ordenanza para que el municipio de la ciudad pague en lo inmediato un subsidio a cada trabajador y que exija al gobierno provincial el pago los salarios adeudados.

En Gálvez, Gran Rosario, los más de cien trabajadores de la metalúrgica Allocco están al pie del cañón enfrentando el cierre de la planta. Mantienen la fábrica ocupada y reclaman que el gobierno provincial o el nacional se hagan cargo en primer lugar de la deuda salarial que lleva cinco meses. La situación se ha convertido en extrema y desesperante. Los trabajadores, sin ningún tipo de experiencia ni organización fabril, han sacado a la velocidad de la luz poderosas conclusiones. Por un lado, en referencia a la absoluta responsabilidad que le cabe a los gobiernos por el vaciamiento, y especialmente al gobierno provincial. Por ello se encadenaron dentro del Ministerio de Trabajo de la provincia y hacen reiteradas marchas a la gobernación. La burocracia de la UOM actúa como "bombero" frente al proceso de lucha. Esto los llevó inclusive a un enfrentamiento físico contra la burocracia, exigiéndoles el apoyo a la lucha y un paro regional por el pago de los salarios adeudados. El Partido Obrero se encuentra desde el comienzo en una incondicional solidaridad con esta lucha, participando en cada una de sus acciones y llevando propuestas para desarrollar a fondo este duro conflicto.

En lo que va de este año, la justicia provincial dictó la quiebra a 129 firmas y 33 fueron declaradas en concurso de acreedores. La metalúrgica de Granadero Baigorria, Fundición Martínez, suspendió por una semana a 200 trabajadores. Las aceiteras del cordón amenazan suspensiones y argumentan para ello la retención de materia prima por los sojeros, que presionan por una devaluación del peso. La Cerámica Fighiera, luego de ser ocupada durante diez meses por sus trabajadores frente al cierre, reabrirá sus puertas con todos los trabajadores adentro. Queda en la agenda la lucha por las deudas salariales, el definitivo sobreseimiento a los trabajadores que ocuparon la planta y el respeto de las condiciones laborales.

El gobierno de Bonfatti actúa en absoluta complicidad con los empresarios y no se hace responsable de garantizar las fuentes de trabajo, repitiendo la conducta que tuvieron con Paraná Metal y Mahle. Sin embargo, crece la resistencia de los trabajadores en los cordones industriales, y un proceso de reconstrucción de cuerpos de delegados en numerosos núcleos fabriles.

En esta nota:

Compartir

Comentarios