fbnoscript
7 de noviembre de 2013 | #1292

Parazo en Perfil

El despido de siete periodistas de distintas áreas de Perfil desató un paro inmediato de los trabajadores de la editorial. La huelga comenzó no bien se conocieron los primeros telegramas de despido. Horas después, una asamblea general ratificó la decisión de la comisión interna. El ataque patronal fue alevoso. Se produjo en el marco de la elección de renovación de mandatos de delegados. Uno de los despedidos era miembro de la Junta Electoral encargada de los comicios. La medida delata la clara intención de golpear la organización gremial colectiva que ha defendido los puestos de trabajo y fue la base del excepcional proceso de lucha por las paritarias de prensa escrita durante este año.

Perfil se encuentra en un proceso de reestructuración. Con una fuerte expansión en distintos países a partir de la revista Caras, se ha dado una política de reconvertir la empresa de diarios y revistas en un multimedios. A fines del año pasado, solicitó al AFSCA el permiso para la compra de una radio. Ahora, se plantea la salida de un canal de TV, en el marco del proceso de adecuación de medios que viene de la mano de la constitucionalidad de la "ley". Desde hace un año, y luego de la reincorporación de 21 compañeros con la fuerza de otro paro masivo, la empresa busca reducir a la mitad el sector de fotografía y "adecuar" la empresa a su nueva política. Frente a estos hechos, los trabajadores han reclamado que la reestructuración se haga capacitándolos para las nuevas tareas. Los despidos se dieron 24 horas después del fallo de la Corte que declaró la constitucionalidad de la ley de medios. Justamente por eso, llamó poderosamente la atención la "visita" del presidente de la Corte Suprema, el juez Lorenzetti, al dueño de Perfil, durante el primer día de paro. Cuando el juez se retiraba de la editorial, la comisión interna le entregó una carta denunciando los despidos y planteando su rechazo al fallo de la Corte en lo referente a que las empresas, en su adecuación a la ley, podrán desvincular trabajadores. Si bien a Perfil el fallo no la implica directamente, es obvio que ha pedido pista en el proceso de puja capitalista que se abrirá en el país con el posible desmembramiento del grupo Clarín.

Para los trabajadores de Perfil están claros los peligros abiertos detrás de todo este proceso. Por eso, la respuesta ha sido el masivo paro y asambleas cotidianas en reclamo de la reincorporación de todos los despedidos y la reinserción laboral de todos. En este marco, un plenario de delegados de todo el gremio de prensa que funcionó en la redacción del diario se pronunció en apoyo a las medidas de lucha y tomó la decisión de convocar a un acto público en la puerta de Perfil el miércoles 6. ¡Qué contraste entre esta intervención vigorosa del plenario y la ausencia absoluta de la conducción de la UTPBA, que no abrió la boca frente a los despidos!

Hoy, más que nunca, se plantea la necesidad de un gremio frente al derrumbe de la dirección de UTPBA. El paro sigue hasta la reincorporación de todos los compañeros.

Compartir

Comentarios