fbnoscript
28 de noviembre de 2013 | #1295

Encuentro Nacional de Mujeres – San Juan: Una gran lucha por los derechos de la mujer

Contra la reforma del Código Civil y por el aborto legal, seguro y gratuito

Los derechos de las mujeres han sido nuevamente proclamados en la reunión anual de mujeres, que nuclea a miles de activistas, dirigentes sindicales y luchadoras contra la impunidad de todo el país. Más de 120 talleres divididos en 53 temáticas diferentes fueron el marco de una amplia discusión, en la que no faltaron renovadas propuestas para mejorar la experiencia del funcionamiento del propio Encuentro.

El marco sanjuanino dio fuerza a grandes manifestaciones fuera y dentro de los talleres. Las mujeres nos movilizamos contra la megaminería a cielo abierto, una política provincial y nacional que está destruyendo las fuentes de agua dulce de la zona y castigando a poblaciones con diferentes enfermedades.

Una vez más, miles de mujeres nos pronunciamos por la legalización del aborto, sorteando todas las deformaciones y difamaciones del poder político y clerical que defiende la situación actual de abortos clandestinos, muerte y mutilaciones; un modelo de disciplinamiento social donde la mujer no puede decidir sobre su cuerpo y se la responsabiliza por una realidad que el propio régimen, abortista, produce. Las fuerzas del Frente de Izquierda juntaron más de 6.000 firmas dentro y fuera de los talleres. El Plenario de Trabajadoras montó una actividad especial sobre tres puntos de paseo de los sanjuaninos, donde se recogieron más de 800 firmas. Un auspicioso dato para una provincia donde todos los medios son controlados por la Iglesia y José Luis Gioja, y en la que se educa en el embrutecimiento completo de la población en favor de la megaminería y en contra del aborto legal.

El Plenario de Trabajadoras concurrió con la iniciativa de que cada taller se pronuncie contra el Código Civil y Comercial impulsado por el gobierno nacional, Massa y la Iglesia. Participamos desde el Taller de fábricas recuperadas, donde fuimos la única corriente de izquierda presente que propuso un programa de intervención y explicó la incidencia nociva del nuevo código para este sector, y también de los talleres de violencia, diversidad sexual o sindicales. En cada caso, explicamos el retroceso que significa el nuevo código. Muchas de las concurrentes ignoraban el alcance de la medida y ante la explicación compraban la Prensa Obrera para leer las notas de análisis y acompañaban el rechazo. En algunos talleres se pronunciaron en contra, incluso importantes referentes del kirchnerismo. Corresponde un contundente pronunciamiento público de estos sectores y no sólo una expresión en la “intimidad” de un taller en el Encuentro. La campaña por impedir la aprobación del proyecto ha tenido un lanzamiento muy importante, ya que concitó la adhesión de miles de mujeres. Compañeras de Moreno y Hurlingham tuvieron una destacada intervención política en el taller sobre crisis mundial, en el que dejaron en evidencia el rol del nacionalismo burgués en toda América Latina como variante de ajuste contra las masas y de negación de los derechos de las mujeres. La participación en este taller de una compañera ecuatoriana, que criticaba por izquierda al gobierno de Rafael Correa, puso en evidencia el emparentamiento de estas políticas con las del kirchnerismo.

Las fuerzas que integramos el Frente de Izquierda, junto a la Campaña Nacional por el Aborto Legal, protagonizamos una conferencia de prensa para reclamar la aprobación del proyecto de ley que consagre el aborto legal seguro y gratuito. El dato destacado fue la nutrida concurrencia de las mujeres que integran los bloques parlamentarios del Partido Obrero y del Frente de Izquierda (ver recuadro), una muestra del compromiso del Frente de Izquierda con la organización integral de las mujeres. Por parte de la bancada del PO de Salta estuvo presente una representación de nueve concejales de diferentes distritos. El mismo domingo 24 asumían en Salta los diputados provinciales y la senadora provincial Gabriela Cerrano, quien juró “por la clase obrera, por el socialismo y contra todas las formas de violencia contra la mujer", un día antes del día internacional de lucha contra la violencia de género.

En cada taller planteamos la crítica a la forma de elegir la siguiente sede, que se realiza los lunes, cuando muchas delegaciones ya debieron retirarse por la lejanía. Propusimos que la sede se eligiera en los talleres. Sin embargo, la comisión organizadora hace oídos sordos a las propuestas que surgen en los talleres, ya que teme perder el control del Encuentro y que se ponga en cuestión su política de compromisos con las iglesias y los gobiernos provinciales. Aunque un número importante y mayoritario del Encuentro consideraba que la próxima sede debía ser en la ciudad de Buenos Aires, se eligió Salta. Sin ser el centro político del país, motivo por el cual debería hacerse en Capital, nos gusta el desafío de que sea en la provincia donde la izquierda obtuvo un resultado histórico. Salta concentra todas las contradicciones y demandas que se agravaron luego de diez años de gobierno kirchnerista, de la mano de la sojización, la entrega de tierras, la privatización de servicios y de la violencia institucional y doméstica contra la mujer. Desde nuestra presencia, políticamente gravitante en la provincia, nos comprometemos a trabajar por una Comisión Organizadora democrática, activa, convocante, que muestre la voluntad de dar un giro hacia la organización independiente del movimiento de mujeres en todo el país.

Comenzamos desde hoy a organizar la presencia de miles de luchadoras en Salta para el XXIX Encuentro Nacional de Mujeres.

Compartir

Comentarios