fbnoscript
5 de diciembre de 2013 | #1296

Zanón: la necesidad de un plan de lucha

Discutamos un rumbo ante la crisis

La situación actual de la cooperativa es delicada en extremo. Por un lado, el salario de los trabajadores se encuentra retrasado en un 30% en referencia a lo que estipula el convenio ceramista. Hace un tiempo se aceptó el monotributo social, en función de reducir la carga impositiva. Pero este monotributo aniquila las jubilaciones futuras y la cobertura social. Los próximos que se jubilen lo harán con la mínima y la pésima obra social está empujando a los compañeros a la atención en el hospital público.

En la última jornada mensual, donde los compañeros debaten su situación, se resolvió un aumento salarial de 2.000 pesos para todos los trabajadores. Con este aumento, el salario estaría ubicado apenas entre los 6.500 y los 7.000 pesos, según la antigüedad. En la propia jornada, se clarificó que no hay dinero para hacer frente al aguinaldo y que el aumento otorgado queda supeditado a la capacidad de producción de la cooperativa. La producción es variable y retrocede como resultado de la falta de repuestos y materias primas, las maquinarias obsoletas y los problemas de importación. Estas últimas dos semanas la fábrica estuvo al borde de la paralización total, debido a la rotura de las prensas y la contaminación de la materia prima.

Crédito y Kicillof

La oportunidad de acceder a un crédito del gobierno nacional de 70 millones de pesos para la renovación tecnológica de la fábrica, ha instalado una enorme expectativa entre todos los compañeros. Sin embargo, el gobierno posterga su otorgamiento. La dilación expresa la orientación que los gobiernos provincial y nacional mantienen hacia Zanón y el resto de las empresas recuperadas. Los Kirchner le han bajado el pulgar hace tiempo a las leyes que declaran de utilidad pública y sujetas a expropiación a las empresas vaciadas. La llegada de Kicillof a Economía despertó nuevas expectativas entre algunos compañeros, pues él fue el canal de negociación entre la cooperativa y el gobierno. Kicillof, sin embargo, se encuentra ejecutando la 'retirada estratégica' del 'proyecto nacional y popular' en favor de los usureros internacionales y los vaciadores del país, como lo demuestra el reciente acuerdo con Repsol. El "retorno a los mercados" es antagónico con el espaldarazo a la gestión obrera.

Qué hacer

Sobre la base de la elaboración de un pliego que recoja el conjunto de las reivindicaciones pendientes en la cooperativa, es imperioso darle impulso a un plan de lucha dirigido al Estado provincial y nacional: garantía de compra del producto de Zanón, crédito subsidiado a la compra de maquinaria, fondo compensatorio estatal para hacer frente al retraso salarial y aguinaldo, aportes sociales y previsionales a cargo del estado. Debemos mostrar frente a toda la opinión pública cómo el gobierno que le concede exenciones impositivas a los Chevron ahoga financieramente a la cooperativa obrera Zanón.

Cada paso adelante que ha dado la fábrica, fue fruto de una enorme y tenaz lucha, independiente del gobierno y el Estado. Ese es el camino a seguir ahora.

En esta nota:

Compartir

Comentarios