fbnoscript
10 de julio de 2014 | #1322

Cincuenta días de una lucha histórica de los docentes universitarios

EXCLUSIVO DE INTERNET

Tucumán

Al cumplirse la séptima semana de huelga por tiempo indeterminado, la docencia enfrentó exitosamente el carneraje tutelado por las autoridades de la UNT. El lunes 30 se ocupó el colegio en el que estaba la cabecera de playa de esta intentona y se hizo un corte de calle y una asamblea de los docentes de ese establecimiento, que terminó repudiando a las autoridades, apoyando la huelga y sumando el aval de los estudiantes y de numerosos padres.

Para el miércoles 2 estaba programada la visita a Tucumán del ministro Alberto Sileoni. Ante el anuncio de un acto de repudio por parte de la Adiunt, Sileoni pegó el faltazo y mandó a su segundo, Jaime Perczyk. Un enorme piquete docente estudiantil rodeó el teatro donde se estaba desarrollando el evento y obligó al viceministro a recibir a una comitiva. El funcionario hizo un papelón pues no tenía ninguna respuesta y dejó en claro que sólo quería escapar del piquete.

El jueves 3, una numerosa delegación, con más de 30 docentes, fue a defender el mandato tucumano al congreso de Conaduh en Buenos Aires. Esta presencia activa fue importante para lograr el apoyo de algunas delegaciones en las votaciones clave y para derrotar a los sectores conciliadores y entreguistas de la federación.

Las autoridades de la UNT y los grupos K apostaban todo al levantamiento de la huelga por parte de Conaduh y planeaban una ofensiva para quebrar la lucha tucumana.

El viernes 4, en el cierre del cuatrimestre, una numerosa marcha de antorchas reunió a más de 1200 docentes, estudiantes y padres y estableció la continuidad de la lucha durante el receso. Un eje central será ganar al pueblo en defensa de la docencia; el otro, la autoconvocatoria de la asamblea universitaria para que modifique el estatuto y apruebe la carrera docente.

Resulta clave no bajar los brazos durante el receso vacacional de invierno porque las autoridades van a intentar aprovecharse del mismo para lanzar una nueva ofensiva con el propósito de ablandar a la docencia en lucha y forzar a la opinión pública y los estudiantes para que el reinicio del segundo cuatrimestre se haga con clases, o sea con el levantamiento de la huelga.

Diego Toscano

Compartir