fbnoscript
31 de julio de 2014 | #1325

Docentes universitarios: una lucha ejemplar en un momento crucial

TUCUMAN

Docentes universitarios una lucha ejemplar en un momento crucial

La lucha de Adiunt ha superado los 70 días. Con una huelga por tiempo indeterminado que comenzó a mediados de mayo, con ocupaciones, cortes y marchas, logró irradiarse a nivel nacional y superó a la burocracia sindical con un movimiento genuino conducido por una asamblea general y un gran cuerpo de activistas. Los docentes universitarios tucumanos han inscripto su lucha entre las gestas más importantes del movimiento obrero de la provincia.

La lucha sigue

Los docentes en lucha no se tomaron vacaciones ni tuvieron receso invernal. Tampoco sus enemigos: durante los últimos 15 días se desarrolló una implacable lucha política en la que intervinieron el gobernador José Alperovich, el ombudsman tucumano y nacional, la Justicia federal, el arzobispo y los partidos patronales, en una suerte de gran santa alianza para desmoronar la huelga.

Aun admitiendo que los reclamos son justos, condenaron la metodología de la lucha (la huelga general por tiempo indefinido) con el cuento del derecho de los chicos a estudiar. Esta jauría antieducativa, que nunca cuestionó el vaciamiento de la educación pública, que mantiene a la docencia con ingresos de pobreza, que jamás se preocupó por la deserción anual del 60 por ciento de la matrícula estudiantil -la que no llega a completar el primer año de cursada-, ni tampoco dio respuesta a los reclamos estudiantiles que durante el año pasado tuvieron paralizada a media universidad, aparece ahora preocupada "por el derecho a estudiar". Puro cinismo.

La docencia respondió con las asambleas realizadas al finalizar el receso, que fueron las más numerosas de la historia del gremio: 1.000 docentes en las facultades y escuelas, y 500 en la asamblea general. Allí se ratificó la huelga y la disposición a llevarla adelante hasta arrancar un triunfo.

La asamblea también resolvió rechazar la intromisión de la Justicia y constituir un fondo de huelga para enfrentar posibles descuentos. El eslabón débil de la huelga es el de los docentes preuniversitarios. Allí, una asamblea del sector planteó pasar a paros de 48 horas rotativos semanales, cuestión que fue aceptada en la asamblea general como forma de contener a ese sector docente en el marco de la lucha general.

Paralelamente, las agrupaciones vinculadas con las autoridades de la universidad y los gobiernos nacional y provincial (Franja Morada, SUR, JUP, Movimiento Humanista, Nueva Línea, etc.) están desplegando una intensa actividad carnera, promoviendo marchas y hasta tomas de facultades por "la vuelta a clase". Hasta el momento, estas iniciativas han sido neutralizadas con la intervención de las agrupaciones estudiantiles que apoyan la lucha docente, entre ellas la UJS, oponiendo el planteo de una "vuelta a clase con los reclamos docentes resueltos".

Un momento clave

Frente a la firmeza de la huelga, las autoridades están maniobrando y operando en varios planos. Por un lado, plantean que acompañarían un reclamo de Adiunt por un plus salarial (una zona desfavorable); por el otro, informaron que están avanzando con un calendario de reforma del Estatuto Universitario, en el que el primer tema sería la carrera docente. La postergación para el final del reclamo de la ciudadanía para los preuniversitarios apunta a confundir y a dividir al movimiento.

En este marco, la directiva del gremio, con su secretario general, Oscar Pavetti, que durante toda la huelga se vio arrastrada por la presión huelguística, ha comenzado a actuar cada vez más abiertamente, en conjunción con la directiva de Conaduh, en el campo de los que promueven el levantamiento de la huelga.

El viernes 25 se concretó una marcha de antorchas con casi 1.000 docentes. El lunes 28, una nueva asamblea general. Desde la Agrupación Naranja llamamos a no aflojar en este momento clave, a reforzar la lucha y la movilización y, frente a las dilaciones, a arrancar los reclamos por medio de la autoconvocatoria a la asamblea universitaria.

Diego Toscano

Compartir

Comentarios