fbnoscript
21 de agosto de 2014 | #1328

En Morvillo, AGR-Clarín e Ipesa paramos las rotativas en apoyo a los compañeros de Donnelley

Extractos de las intervenciones de Sebastián Rodríguez y Pablo Viñas, delegados de Morvillo y AGR-Clarín, respectivamente.

En Morvillo, AGR-Clarín paramos las rotativas en apoyo a los compañeros de Donnelley (3) "La Naranja estuvo apoyando a los compañeros de Donnelley desde un principio, desde el año pasado, cuando se movilizaron al Ministerio de Trabajo para rechazar el Repro fraudulento otorgado por el gobierno nacional a la multinacional yanqui. En contraste con la burocracia ongarista, que en los papeles decía apoyar a los compañeros de Donnelley pero permitió que en las cooperativas con domicilio legal en el sindicato se hicieran trabajos de Donnelley; en nuestros talleres, desde que Donnelley presentó el recurso de crisis y empezó el vaciamiento, rechazamos los trabajos que correspondían a Donnelley. En Morvillo, en tres oportunidades rechazamos el ingreso de trabajos a las rotativas, parando las máquinas para impedir su realización. "En AGR-Clarín rechazamos dos trabajos. Luego hicieron lo mismo Arcangel Maggio e Ipesa. En Maggio fue difícil, ya que hace un mes y medio la burocracia del sindicato saboteó la realización de la elección de delegados a la que se opuso la patronal, que apretó a candidatos y despidió a algunos de ellos. En el caso de Ipesa, mientras una delegación de la Naranja vino a la madrugada a la puerta de Donnelley a bancar el ingreso de los compañeros, el delegado aquí presente, junto con el resto de la interna fuimos al taller, donde la patronal había metido la revista Gente en las rotativas, a parar la fábrica y parar la revista, tomando los mejores métodos de la clase obrera (aplausos). "Ahora estamos en otra etapa. Junto a Donnelley reclamamos la expropiación bajo control obrero, que el Estado se haga cargo de mantener los salarios, las condiciones de trabajo del convenio colectivo y garantice trabajo declarándola proveedora privilegiada del Estado. "Por último, rechazamos la pretensión del gobierno nacional de encuadrar al conflicto de Donnelley en la disyuntiva de "Patria o buitres". En todo caso, como muy bien explicaba Sebastián, que el kirchnerismo primero explique por qué otorgó un subsidio a través de los Repro y luego nunca rechazó el recurso de crisis, siendo cómplices de esta multinacional hasta que se dio a la fuga, una patronal a la que ahora denuncia por inventar una crisis fraudulenta. "En definitiva, contra el ajuste de los buitres y el gobierno nacional es necesario una respuesta de conjunto, por eso el 26 vamos con todo de Plaza de Mayo al Congreso, por un paro de 36 horas por la abolición del impuesto al salario y la prohibición de las suspensiones y despidos."

Compartir

Comentarios