fbnoscript
28 de agosto de 2014 | #1329

Donnelley: la “salida” cooperativa

Donnelley La “salida” cooperativa

Luego de una investigación la Afip concluyó que la quiebra de Donnelley era "fraudulenta" (ocultando que meses atrás el Ministerio de Trabajo le otorgó a la empresa un subsidio Repro); Echegaray se declaró confiado en que"el síndico la vuelva a poner en funcionamiento".

¿Cómo podría ser esa reapertura?

Después de rechazar de plano, por boca de Tomada, cualquier forma de estatización, el gobierno se pronunció por dos alternativas:

1) un nuevo inversor privado -varios medios mencionaron al kirchnerista Sergio Szpolski, dueño de la revista Veintitrés, el diario Tiempo Argentino y el canal de cable CN23; aunque el propio Szpolski lo desmintió;

2) una cooperativa, esta orientación es impulsada por la Federación Gráfica; su secretario adjunto, Amichetti, puso como modelo a "la Red Gráfica que nuclea a 31 cooperativas en todo el país".

Pero la experiencia de las cooperativas gráficas es muy ilustrativa; obligadas a comprar las quiebras -lo que significa pagar por los activos y asumir las deudas- y a competir en el mercado sin capital de giro ni acceso regular al crédito, terminan autoimponiéndose condiciones de trabajo e ingresos por debajo de los del convenio.

En la práctica, las "autogestiones ongaristas" son tercerizadas de las grandes empresas y muchas veces un recurso para debilitar procesos de lucha como ocurrió precisamente con Donnelley.

Operativo "cooperativa" en marcha

En una reciente asamblea de planta, la directiva gremial se declaró dispuesta a discutir la continuidad. Para eso, convocó a un numeroso sector que no participa de la ocupación -administrativos y una fracción de operarios, críticos de la interna, quienes se reunieron con Capitanich para reclamar las indemnizaciones.

El sindicato explicó que cuenta con el "guiño del juez" e hizo circular un petitorio avalando la constitución de una cooperativa (la ley de quiebras exige para esto dos tercios del personal); el síndico por su parte citó a una serie de clientes, entre ellos Farmacity, Carrefour y Editorial Atlántida, "a fin de que manifiesten su interés en continuar trabajando" con la empresa. Aparentemente, el gremio habría obtenido la promesa de Tomada de entregar Repros a partir del próximo mes.

Como se ve, el "operativo cooperativa" involucra a distintos organismos del Estado, al gobierno y a la burocracia gráfica como nexo. Se trata de una "salida" que no preserva los intereses de los trabajadores.

En esa asamblea la burocracia desestimó el paro del gremio reclamado por los activistas, para exigir la estatización bajo control obrero, con el argumento de que "al no estar más la patronal cambia todo", y que ahora lo fundamental era "tocar a los funcionarios" (‘antes' también se había opuesto a toda acción contra la patronal).

Expropiación

Al cierre patronal de Donnelley y al planteo de cargar sobre los obreros los costos de un rescate, oponemos la expropiación de la empresa y el reconocimiento, por parte del Estado, de todos los derechos adquiridos por los trabajadores. Esta es la base para una salida.

Miguel Bravetti

Compartir

Comentarios