fbnoscript
16 de octubre de 2014 | #1336

NEUQUEN

Ceramistas, una movilización que fuerza concesiones de Sapag

El miércoles 1º de octubre se realizó una enorme movilización de los obreros de Zanón en reclamo de un crédito de 20 millones de pesos al Estado provincial, ante la crítica situación que atraviesa la fábrica. De la marcha participaron también los obreros de Stefani y Cerámica Neuquén. Las asambleas realizadas en la fábrica, luego de la gran movilización, votaron nuevas medidas de acción que incluían cortes de ruta al frente de la fábrica y en los puentes de Río Negro y Neuquén.
 
El gobierno tomó nota. Propuso un subsidio no reintegrable para la cooperativa de 15 millones de pesos en tres cuotas. La primera, de 2,5 millones, en octubre; la segunda en enero por otros 2,5 millones, y la tercera de 10 millones en marzo de 2015.
 
La primera gran conclusión es que el Estado envía una propuesta, loo cual  venía dilatando desde hace más de un año, como reacción a lucha de los trabajadores.
 
La contrapropuesta
La asamblea de la fábrica discutió una contrapuesta de 20 millones de pesos de inmediato y dos entregas de 5 millones en diciembre y en enero. A la vez, impugnó el subsidio y reiteró el reclamo de un crédito, que sería devuelto al Estado con cerámicos destinados a la obra pública. Llama la atención que la dirección sindical prefiera contraer una hipoteca cuando hay una oferta no onerosa. Un crédito público sin intereses, que se deprecia por la inflación, es -de todos modos- una forma de subsidio. La obra pública debe ser un cliente cautivo de las cooperativas ceramistas, en términos compatibles con los costos de producción.
 
Sin embargo, los obreros coinciden en que el crédito de 20 millones tampoco soluciona la crisis de fondo. De hecho, parte del crédito estará destinado al pago de deudas con los proveedores. Además, es clave considerar el cuadro inflacionario y la tendencia a la devaluación del peso.
 
En este escenario, otra cerámica, Stefani, está en las puertas de ser declarada susceptible de expropiación por utilidad pública. Stefani necesita una renovación tecnológica. Las tres fábricas ceramistas de Neuquén sufren un profundo atraso salarial. El Estado debe garantizar la renovación tecnológica, la materia prima, el salario, la jubilación de convenio y la obra social.
 
La mesa regional de Neuquén y el Alto Valle por el Congreso del movimiento obrero y la izquierda ha hecho propia la lucha de los obreros ceramistas y ratificado la reivindicación de la expropiación de toda empresa que despida o cierre bajo control o gestión obrera. En oposición al boicot del capital y del Estado a las cooperativas de trabajadores, reafirmamos la lucha por un gobierno de trabajadores que gestione la economía en forma colectiva.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios