fbnoscript
30 de octubre de 2014 | #1338

Subte

La dirección impone estatuto proscriptivo, pero sufre una derrota política

Por S. V.
En una asamblea del sindicato del subte, la conducción kirchnerista logró imponer -por 238 votos contra 183 de la oposición- un estatuto proscriptivo para el sindicato. Pretende reforzar el poder de una directiva que trabajó por el vaciamiento de la organización más combativa del movimiento obrero. El proyecto dispone que sólo la minoría que salga segunda, con un 25 por ciento de los votos, podrá ocupar tres vocalías de una directiva de 27 cargos.
 
El oficialismo armó la asamblea a su medida: la citación en horario de trabajo dejó afuera a la mayor parte de los afiliados, los permisos fueron tramitados a medida y una lentísima acreditación dejó afuera a una parte de los compañeros mientras se votaba. Aún así, la conducción de Pianelli no pudo impedir que la oposición se alzara con casi el 45 por ciento de los votos.
 
La Agrupación Trabajadores de Metrovías (ATM) se opuso a esta convocatoria excluyente (que dejaba sin votar al 80 por ciento de los afiliados) y propuso pasar a un cuarto intermedio, y organizar un plebiscito que colocara a votación de las bases del gremio las dos propuestas de estatuto. La moción, sin embargo, no contó con el apoyo del resto de la oposición: una parte votó el rechazo con los pianellistas, y otra le hizo el juego absteniéndose.
 
 
 
ATM: en defensa  de la democracia sindical
 
Apenas se conoció el nuevo proyecto de estatuto, la ATM elaboró una contrapropuesta, defendiendo los principios de la democracia sindical. Pero el resto de la oposición, una alianza entre el PTS y una fracción desprendida de los kirchneristas, optó por presentar "enmiendas" al proyecto oficial, en la expectativa de llegar a una negociación con el pianellismo. El fracaso de esta política los llevó a presentar a último momento un tercer proyecto, casi idéntico al de ATM, que sólo tenía una finalidad autoproclamatoria y dividía el voto opositor.
 
Finalmente, rechazaron también una propuesta de ATM de unificar los proyectos y establecer un frente común para derrotar a la directiva. Sobre las últimas horas, ATM dirigió una carta a los trabajadores explicando su lucha por la unidad y retiró su propio proyecto, convocando a una enérgica campaña para concurrir a rechazar el estatuto proscriptivo de Pianelli.
 
 
 
Hacia las elecciones de la CTA
 
La reñida asamblea abrió, en los hechos, la campaña por la renovación de la conducción, que tendrá otro peldaño: las próximas elecciones de la CTA oficialista, donde la Lista 3 enfrentará a los Yasky y Pianelli. Dentro de la oposición del subte, sólo ATM -como parte de la Coordinadora Sindical Clasista- ha aportado a esta lucha, ante el abstencionismo del resto de la izquierda. ATM hace un llamado a toda la oposición a votar y trabajar en común por el voto a la Lista 3. Será otra prueba de fuerza en la lucha por recuperar AGTSyP de los agentes del gobierno.
 

En esta nota:

Compartir