fbnoscript
12 de febrero de 2015 | #1350

EXCLUSIVO DE INTERNET

Obreros mineros de la cal y el cemento, de pie contra la tercerización

A raíz de la patoteada que recibieron los trabajadores de la calera L' Amali y la conducción local de la Asociación Obrera Minera Argentina (Aoma) por parte del Sindicato de Choferes de Camiones, quedó al descubierto una situación que se repite en todas las caleras y cementeras el país. Las patronales, en este caso Loma Negra (grupo Camargo Correa), impulsan el encuadramiento de los trabajadores en convenios basura, aprovechando la tercerización y precarización laboral.

El conflicto surgió a partir de que ocho patoteros del gremio Camioneros, entre ellos el secretario general Jorge Decrecchio, ingresaron a la calera L' Amali para forzar la afiliación a su gremio. Los trabajadores decidieron llamar a sus representantes gremiales para que intervengan y evitar el contacto con la patota. Al momento de la salida, lo hicieron por otra puerta para evitar roces, acompañados por miembros del sindicato, pero la patota les cruzó una camioneta delante de las combis. Ahí, Decrecchio agredió a Alejandro Santillán, el secretario general de Aoma-Olavarría. Los trabajadores intervinieron en su defensa, provocando la retirada de los "camioneros".

La patota actúa cada vez que los trabajadores se organizan independientemente de las patronales y van por la conquista de sus reivindicaciones. Quieren bloquear la lucha por el pase a planta de los tercerizados y su encuadramiento en el convenio Aoma.

La conmoción ante el ataque llevó a Aoma nacional a lanzar un paro en todas las cementeras del país; la seccional Olavarría está traccionando e impulsando el conflicto.

El gremio responsabiliza a Loma Negra por precarizar a los trabajadores e incumplir los acuerdos que establecían el respeto del convenio Aoma para las cementeras y caleras, y denuncia que "la empresa terceriza y quiere reducir costos a través de la mano de obra".

El reclamo incluye terminar con la división del colectivo de trabajadores que implica la tercerización laboral. Los capitalistas se valen de ella, con el respaldo de las leyes de empleo que defiende el gobierno, para reducir los costos laborales. La negociación entre las burocracias sindicales (con la venia de los patrones) por el encuadramiento es una maniobra a espaldas de los trabajadores, que son quienes tienen que decidir libremente en asamblea. Los intereses mezquinos de los burócratas destruyen la unidad en los lugares de trabajo. Es necesario echar a estas burocracias que se apropian de los sindicatos en su beneficio.

El paro nacional de Aoma del 6 de febrero tuvo un acatamiento total en todas las empresas cementeras y caleras. En Olavarría, incluso, llevó al paro del transporte de cargas ferroviario que sale de las plantas. Desde entonces, los obreros están con quite de colaboración y la posibilidad de seguir el paro dependiendo de la negociación entre la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland y Aoma nacional.

Este comienzo de año reafirma la tendencia de los trabajadores a organizarse y luchar por sus reclamos ¡Vamos por el pase a planta bajo convenio Aoma de todos los tercerizados! ¡Qué se extienda este reclamo desde las bases a través de asambleas por lugar de trabajo!

En esta nota:

Compartir

Comentarios