fbnoscript
14 de mayo de 2015 | #1363

La Plata

Enorme triunfo de los tercerizados telefónicos

Los trabajadores de Tepripla, subsidiaria de Telefónica en la ciudad de La Plata, consiguieron un rotundo triunfo junto a la Unión de Empleados y Técnicos de las Telecomunicaciones (UETTEL) al cabo de una semana de paro y movilización en reclamo de un salario básico de 12 mil pesos, 1.500 pesos de viáticos y el pago de las deudas de aportes patronales adeudados.
 
 
Una semana de lucha
 
La asamblea de trabajadores convocada por UETTEL había votado el paro por tiempo indeterminado y una movilización frente al edificio de Telefónica en La Plata para poner en evidencia la complicidad de esta empresa con sus contratistas y subcontratistas al tercerizar y precarizar las condiciones de trabajo con miles de trabajadores telefónicos en todo el país.
 
Luego de una semana, ante la contundencia de las medidas, la empresa accedió a los reclamos en todos los puntos -entre ellos, un aumento salarial del básico del 40%. El cumplimiento efectivo de las conquistas dependerá de la profundización de la organización de los trabajadores.
 
El triunfo tuvo un fuerte impacto en el resto de las contratistas y subcontratistas de Telefónica y Telecom. La lucha no es sencilla: estas empresas cuentan con el respaldo del poder político, el Ministerio de Trabajo y de algunos dirigentes sindicales cooptados.
 
 
El ejemplo de España
 
La situación de la precarización laboral de los telefónicos es internacional. En España, sede central de Telefónica, una huelga general sin precedentes de los técnicos tercerizados sacude al país. Miles de trabajadores reclaman el fin de la precarización laboral y las políticas negreras de esta empresa que exprime hasta la última gota la fuerza de trabajo para aumentar sus ganancias.
 
Desde UETTEL, tomamos su ejemplo e impulsamos la organización de los tercerizados y la elección de delegados.
 
En España y Argentina se abre paso un mismo reclamo a Telefónica: a igual trabajo igual salario, convenio telefónico y pase a planta permanente.
 

Compartir

Comentarios