fbnoscript
13 de agosto de 2015 | #1376

Técnicos aeronáuticos: el gran escape de Cirielli (Parte 3)

Por Corresponsal

La reunión convocada por el Ministerio de Trabajo, luego de anular las asambleas truchas de la burocracia del Sindicato de Técnicos Aeronáuticos (Apta), fue vivida por los compañeros como un triunfo de su movilización.

Luego de una primera reunión que se realizó con la presencia de las agrupaciones opositoras, se pasó a un cuarto intermedio para analizar una propuesta del secretario general de Apta, Ricardo Cirielli, de conformar una Junta Electoral compartida con la oposición.

La funcionaria del ministerio, a su vez, intimó a presentar los padrones sobre los cuales se realizarían las elecciones.

Pero la burocracia no se presentó a la hora en que debía confirmar su propuesta y el ministerio decidió nombrar un interventor electoral que convocaría a nueva asamblea.

Pero la cartera de Trabajo no se responsabiliza por las garantías mínimas de la asamblea (acreditación de afiliados según padrón, espacio físico suficiente para realizarla, permisos gremiales para concurrir, etc.). Mientras tanto, Cirielli presentó una cautelar ante la Justicia para que se legitime su convocatoria electoral.

Estas maniobras buscan controlar la rebelión antiburocrática en desarrollo. El ministerio, en defensa de los intereses del Estado que controla Aerolíneas-Austral, la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), instalada en Córdoba, y las torres de control (en estos tres lugares trabaja el 90% de los técnicos) busca una salida que permita ingresar a Apta a una fracción de la burocracia aliada al yaskismo.

Este sector rechaza toda posibilidad de un acuerdo que permita un control del proceso electoral a toda la oposición, descansando en que un interventor los favorecería.

Se revela así la importancia que se dio en el Frente de Trabajadores Aeronáuticos (FTA) a la necesidad de una lista independiente del Estado y la patronal.

Apta está en un limbo. La directiva no se anima a pisar los lugares de trabajo y los delegados ciriellistas rehúyen los cuestionamientos de los trabajadores.

En este contexto se abre la discusión paritaria que vence a fin de mes. El FTA ha rechazado toda legitimidad de Cirielli para negociar salarios llamando a realizar asambleas de sector que se pronuncien por el monto a exigir.

Al mismo tiempo, promueve la autoconvocatoria del plenario de delegados, hoy con mayoría opositora, para preparar una gran movilización y enfrentar las maniobras de la burocracia si concreta la convocatoria a elecciones o para reclamarlas en la sede del Ministerio de Trabajo.

Compartir

Comentarios