fbnoscript
8 de octubre de 2015 | #1384

Triunfo contra la precarización en el Ministerio de Desarrollo Social

Casi el 100% de sus trabajadores tiene contratos anuales

El lunes 28 fue un día histórico en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Luego de meses de mantener en vilo a los más de 100 trabajadores del programa Primeros Años, las autoridades tuvieron que ceder en su posición, reconocer que los compañeros se encuentran en relación de dependencia con el ministerio (se encontraban con contratos tercerizados a través del PNUD) y comprometerse a incorporar a todos a la Ley Marco/Res. 48.

Desde hace meses, los trabajadores desarrollan una gran campaña en todas las provincias reclamando la continuidad laboral, ante el cierre del programa.

En particular, se destacó la campaña desarrollada por ATE Mendoza, conducida por la Naranja-Bermellón, que realizó una enérgica denuncia de la situación.

En la Capital Federal, los trabajadores lograron además el apoyo de distintas juntas internas combativas (la mayoría opositoras al consejo directivo de ATE de la seccional), y de organizaciones profesionales como el Consejo Profesional de Trabajadores Sociales.

En esta ocasión se dio, además, un hecho inédito en el ministerio: por primera vez, la patota de UPCN y la burocracia de la junta interna de ATE tuvieron que quedarse afuera de la mesa, a donde habían sido convocados por el viceministro Carlos Castagneto.

Con los trabajadores movilizados en la calle, se logró que la negociación fuera sólo con los delegados electos por éstos, quienes habían debatido la posición a defender en asambleas previas.

Son los métodos que instalaron los trabajadores del edificio de Misiones 71 desde hace ocho años, cuando comenzaron la lucha contra las rebajas salariales y por el pase a planta, debiendo enfrentar amenazas y aprietes de UPCN, y el boicot de la Junta Interna y el Consejo Directivo de ATE Capital.

El pase a Resolución 48 significa un avance importante en la situación de precariedad de los compañeros. Sin embargo, si bien con este contrato los compañeros pasan a cobrar con recibo de sueldo, también resulta precario, ya que es de renovación anual.

Con la fuerza que da el hecho de haber logrado este triunfo, los trabajadores refuerzan ahora su organización para continuar la lucha garantizar que se hagan efectivas las contrataciones y por el pase a planta permanente para el 97% de trabajadores de este ministerio que tienen contratos anuales.

Una vez más, quedó demostrado que la democracia sindical, la unidad en la acción y la lucha hasta ganar son las herramientas más eficaces para alcanzar las reivindicaciones.

Compartir

Comentarios