fbnoscript
8 de octubre de 2015 | #1384

EXCLUSIVO DE INTERNET

Plan de lucha para que paguen los bonos a los telefónicos

Asamblea o plebiscito: que las bases decidan

La presión que se generó en la base del gremio telefónico por el tema de los bonos, producto de la gran simpatía que despertó el "proyecto Pitrola", presentado a fin de 2014, obligó a la lista Azul y Blanca a presentar un "proyecto Recalde", que no fue debatido ni aprobado por nadie y que no satisface las reivindicaciones. Primero, porque no contempla ningún "resarcimiento económico" por la deuda acumulada por Telefónica y Telecom (Ley 23.696) y, segundo, porque no establece ningún porcentaje para el pago de los Bonos hacia adelante.

En un plenario de delegados de Foetra, la mesa llegó al absurdo de "informar" que no había nada que decidir porque el tema ya estaba en el Congreso y sólo restaba apoyar el proyecto del bloque mayoritario.

El gobierno tiene la mayoría legislativa para aprobar el proyecto que reglamente el pago de los Bonos pero ha decidido tirar la pelota a fuera. El proyecto "Recalde" es un cheque en blanco en favor de las empresas que busca desviar el reclamo y todo plan de lucha por los bonos que adeudan desde la privatización.

Propusimos unificar o consensuar un proyecto común que contenga las principales reivindicaciones: reparación histórica para activos y jubilados y pago de los bonos para todos los telefónicos sobre el 10% de las fabulosas ganancias de las empresas. Pero nos encontramos con una negativa cerrada de la directiva de Foetra y del bloque legislativo del kirchnerismo a cualquier modificación en este sentido.

Problema político

La lucha por el pago de los bonos plantea un problema político, porque la mayoría de las direcciones sindicales tendrían que romper con su apoyo incondicional al gobierno kirchnerista que es un aliado estratégico de Telefónica y Telecom, como lo demuestra la votación de la ley "Argentina Digital" que fortalece el ingreso de las telefónicas al fabuloso negocio de las redes audiovisuales, unido a las licencias para el 3G y 4G, a precio de remate.

Mientras continúan fugando sus ganancias del país y no invierten en el servicio público, mantienen las tercerizaciones y una enorme deuda con los trabajadores.

El tema de los bonos debe ser resuelto con la participación de todos los telefónicos, por eso impulsamos la convocatoria a una asamblea general o plebiscito.

Más de 800 compañeros de Telefónica y Telecom, de edificios como República, Golf, Libertad, CIBA, Palermo, Parral, Lezica, Telecom Personal (Florida y Caballito), Arnet, de diferentes edificios de la zona norte del Gran Buenos Aires, activos y jubilados, ya firmaron la exigencia de la Asamblea General, que el Estatuto de Foetra (artículo 18) plantea que debe ser convocada por la Comisión Administrativa cuando el 10% de los afiliados que la soliciten.

Lamentablemente, agrupaciones de la oposición como la Violeta (PTS) o las agrupaciones que forman parte de la CTA que se han pronunciado por la asamblea general (o plebiscito), hasta el momento no han aportado nada a la junta de las firmas necesarias para obligar a la dirección del sindicato a convocar la asamblea general.

Así están dando margen a la directiva de Foetra, que busca evitar una deliberación en la base del gremio mientras apoya un proyecto que no contiene las reivindicaciones planteadas y evita todo plan de lucha para imponerlas.

Preparemos una gran movilización al Congreso para cuando se discutan los proyectos por los bonos. Mientras otras empresas privatizadas pagaron los suyos, Telefónica y Telecom, se ampararon para no hacerlo en un decreto menemista (395 del año 1992) y, cuando este decreto fue declarado inconstitucional, en el año 2008, siguieron sin pagar, dilatando los juicios y realizando un impresionante lobby patronal.

Necesitamos una política independiente de las empresas y el gobierno. Vamos por un "resarcimiento económico" por la deuda acumulada y un porcentaje del 10% para el pago de los bonos a todos los telefónicos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios