fbnoscript
15 de octubre de 2015 | #1385

EXCLUSIVO DE INTERNET

Tucumán: Adiunt retoma el plan de lucha

El 20 de julio, la docencia universitaria tucumana entró en huelga por la restitución del adicional de 1.000 pesos que había conquistado el año anterior y que la UNT dejó de pagar en esos días. Semana a semana, con el método de la asamblea general, las movilizaciones y la acción directa, la huelga se extendió durante 43 días.

A fines de agosto, el Rectorado dio un paso atrás y ofreció abrir una mesa de diálogo. En ese marco comenzó a tirar lastre procurando con ello que se levantara definitivamente la huelga.

Entre otras medidas, las autoridades dictaron una resolución por la cual se suspendieron todos los concursos de la UNT que estaban llamados, violando el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT). La UNT pasó de ser firmante de varias "reservas" al CCT a aceptar su "plena vigencia" por obra y magia de la huelga docente.

También tuvo que dar marcha atrás con un mecanismo de asistencia destinado a descontar los días de huelga a los docentes: no pudo descontar ni un solo día de paro, aunque la resolución aún sigue vigente.

También apuró (si puede usarse esa palabra para algo que demoró once meses) la aprobación en la Asamblea Universitaria de la Carrera Docente, uno de los reclamos centrales de la huelga de 2014 y de la de 2015.

A pesar de estas medidas "concesivas", la huelga general sigue en suspenso. Es que el compás de espera votado en Asamblea General de Adiunt, giraba en relación a la propuesta de la UNT de contemplar al conjunto de los docentes en un programa compensador de la quita del adicional.

Luego de idas y venidas, la propuesta compensadora aparte de que no es integral, pues alcanza sólo a un sector de la docencia, está condicionada a la realización de cinco horas extras semanales -o sea una forma de precarización laboral claramente atentatoria del recientemente aprobado CCT.

La respuesta de Adiunt fue que "el estímulo económico" de 1.250 pesos que establece el programa sea sin la contraprestación y abarque a todas las categorías.

Ante la falta de avances en este punto y ante el hecho de que el Rectorado lanzó unilateralmente la inscripción en estos programas, la Adiunt ha ido retomando el plan de lucha con ollas populares, cese de actividades y ahora con los paros del 7 y el que se producirá este martes 13.

La perspectiva de los paros progresivos y la no toma de exámenes se está debatiendo en las asambleas por facultad y escuela. La docencia tucumana padece, aparte, el colapso de su obra social, lo que agrava la crisis y la intervención del sindicato.

El martes 13, la nueva conducción clasista de Conadu Histórica viene a Tucumán a apoyar la huelga y a entrevistarse con la rectora. Ese día, la Adiunt marchará al Consejo Superior a exigir soluciones efectivas a sus reclamos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios