fbnoscript
26 de noviembre de 2015 | #1391

Córdoba: hablan los trabajadores de Molino Minetti

Por Corresponsal
Prensa Obrera entrevistó a trabajadores en lucha de la empresa Molino Minetti. 
 
-¿Cómo se llegó a la conciliación obligatoria?
 
Maximiliano: Estábamos con un paro de 15 días, exigiendo la regularización de las obras sociales y que se cumpla el acta firmada hace dos meses por la patronal y el Ministerio de Trabajo, que aseguraba el pase a planta permanente de los contratados. La empresa, en medio del paro, dejó de pagarle a los trabajadores las horas de asambleas y después las horas caídas de paro. Fuimos más fuertemente con la medida y la empresa terminó enviando telegramas de despidos a 16 efectivos y 15 contratados. El ministerio intentó dictar la conciliación obligatoria por medio del sindicato y, en ese momento, la rechazamos porque no estaban asegurados nuestros puestos de trabajo. Una vez que vimos que estaban las condiciones, decidimos acatar, pero ahí no aceptó la empresa. Fue obligada y, finalmente, el 29 de octubre volvimos al trabajo. La empresa siguió rompiendo la conciliación porque pasaban los días y no se efectuaban los pagos. Así que fuimos al ministerio acompañando al cuerpo de delegados y cuando el ministerio dijo que no iban a pagar las horas resolvimos entrar en estado de  asamblea permanente en la empresa.
 
Julio (delegado): En la siguiente audiencia, la empresa siguió metiendo trabas y mintiendo para no cumplir. Alegaron que, como no pudieron tener ingresos, no estaban en condiciones de pagar las horas adeudadas y presentó una propuesta de pago en dos veces. Junto a Omar Luna, estuvimos en la audiencia y lo rechazamos. Así que salimos de allí para comunicarle a los compañeros lo que acontecía y fue rechazado. Y hasta hubo un par de improperios al secretario general del sindicato y a los delegados que estaban a favor de la posición patronal. Entonces, le dijimos que esa propuesta no era viable y que íbamos a resolver en asamblea en la puerta de la fábrica cómo se seguía.
 
Eduardo: Al día siguiente se convocó temprano a todos los compañeros y se tomó la planta, sin dejar ingresar al personal administrativo. Sacamos a la guardia. Empezamos a organizarnos con los compañeros sobre cómo íbamos a seguir y qué íbamos a hacer con el planteamiento del secretario general que nos traía la propuesta de la patronal. Los trabajadores lo rechazamos, mientras seguía la planta tomada hasta el mediodía.
 
Julio (delegado): Como el secretario general no aparecía, convoqué a una asamblea y expliqué lo que había ocurrido con la patronal, el sindicato y el ministerio, expliqué la propuesta de la patronal en cuotas, que fue rechazada y luego los compañeros contaron que cuando salían los representantes de la patronal y del sindicato, los trabajadores fueron reprimidos por la policía, para que salieran del ministerio. Y ahí los compañeros que recién ingresaban a trabajar y que no habían estado el día anterior en la toma, terminaron apoyando. Dos días después nos depositaron lo adeudado en un solo pago.
 
-¿Cuál fue la posición del sindicato frente al conflicto?
 
Julio: En el conflicto brotó lo que ya se venía planteando desde hacía dos años, y el activismo, que se fue desenvolviendo, le pasa factura a los delegados, a la comisión y al secretario general. Si los trabajadores se vieron huérfanos por dos años ¿por qué te van a reconocer?
 
Maximiliano: Yo quiero decir que nuestras acciones triunfaron gracias a la compañía de Omar y Julio que, a pesar de que el sindicato puede haber intentado bajarles línea, ellos siguieron acompañándonos y logramos que se pongan al frente del conflicto y nos acompañen. Como hasta ahora.
 
-¿Cómo se sigue?
 
Julio: La lucha va a continuar, más allá de que consigamos todo lo que exigimos, el acta firmada de pase a planta permanente y que se retrotraigan los despidos, aún los que se dieron dentro de la conciliación obligatoria. La patronal va a seguir atacándonos cuando se levante la conciliación obligatoria. La empresa por algún lado va a tratar de ajustar. Por eso vamos a conformar un nuevo cuerpo de delegados para que los trabajadores nos acompañen con su elección, para sostener un frente de lucha activo ante cualquier eventualidad y ataque patronal.
 
Eduardo: Lo único que nos va a llevar adelante es estar unidos. Todo lo conseguido lo obtuvimos así, y ya no hay vuelta atrás, ahora hay que ir para adelante y con un objetivo claro, vamos a cuidar los puestos de trabajos.
 
Julio: Queremos nuestros puestos de trabajo y que el compañero que está al lado siga al lado nuestro y que no venga la patronal y me lo saque, ésa es nuestra convicción.

Compartir

Comentarios