fbnoscript
26 de noviembre de 2015 | #1391

Azul con los ceramistas: gran movilización obrera y popular en defensa de los puestos de trabajo

Una movilización de más de 2.000 personas recorrió las calles de Azul en rechazo a la amenaza de 180 despidos en Cerámica San Lorenzo.
La marcha, convocada por el Sindicato Ceramista, salió de la sede gremial y tuvo un fuerte contenido obrero. Marcharon trabajadores de los gremios de camioneros, empleados de comercio, judiciales, gastronómicos, Luz y Fuerza, Suteba y ATE, entre otros. También hubo una fuerte presencia del sector estudiantil con la columna de terciarios de la Agrupación Todo un Palo, en la que milita la UJS.
 
El centro azuleño estuvo paralizado por un par de horas, ya que la columna abarcó casi seis cuadras. Los trabajadores y estudiantes de Azul salieron a la calle a defender los puestos de trabajo, sabiendo que su pérdida es una catástrofe para la ciudad. Como decían los carteles en la marcha “Sin trabajo no hay ciudad”. La política capitalista amenaza convertir Azul en un “pueblo fantasma”.
 
Los trabajadores ceramistas siguen con la incertidumbre de cuál será su destino. El Ministerio de Trabajo -tal vez registrando el impacto de la movilización- postergó hasta la semana que viene una reunión con el gremio y la patronal.
 
El Partido Obrero viene advirtiendo desde 2014 que todas las maniobras de la patronal anticipaban una política de despidos masivos.
La empresa no desistió de sus planes. Está abriendo el paraguas frente a la crisis, que se acentuará con el ajuste que preparan los capitalistas.
Los trabajadores no deben dejar que los dividan con retiros voluntarios y deben rechazar todo intento de despidos o recortes salariales. Hay que preparar las medidas que hagan falta tomar apenas la patronal concrete la amenaza, incluida la toma de la planta.
 
El apoyo popular que se manifestó en la marcha es una palanca enorme para derrotar a la patronal negrera. La carta de triunfo es la acción organizada e independiente de los trabajadores, sin dejarse engañar por las trampas que van a montar los partidos patronales que ya pergeñan un “comité de crisis”.
 
No hay que perder de vista que son los mismos partidos que dejaron pasar los despidos y cierres de empresas que sacudieron Azul en la última década.
Hay que exigir al Estado, en todos sus niveles, que garantice la fuente laboral. Si la empresa persiste en los despidos se plantea expropiarla bajo control obrero, estableciendo contratos especiales con el Estado para vender la producción.
 
Llamamos a todos los trabajadores de la ciudad a movilizarse en defensa de los puestos de trabajo. Que se organice una gran resistencia para impedir que despidan trabajadores de San Lorenzo. Si ganan los ceramistas, ganamos todos.

Compartir

Comentarios