fbnoscript
28 de diciembre de 2015 | #1395

ASAMBLEA GENERAL DEL NEUMATICO

La Lista Negra gana la votación, Wasiejko pudre la asamblea

El miércoles 17 se realizó la asamblea general del sindicato del Neumático, que debía tratar la Memoria y Balance, y la elección de la Junta Electoral. La burocracia kirchnerista de Pedro Wasiejko la convocó violando los plazos y métodos legales más elementales (treinta días de anticipación por solicitada de un medio nacional) y a muy pocos días del receso en las fábricas. Los trabajadores se enteraron con cinco días de anticipación por un comunicado del sindicato que ni siquiera tenía membrete oficial.

A pesar de todo, la movilización a la asamblea fue extraordinaria. Más de 500 trabajadores de Fate se trasladaron hasta Villa Domínico. La movilización de compañeros de la Lista Negra -opositora a Wasiejko- de Pirelli y Firestone también fue muy importante, y al mismo tiempo decisiva para superar al aparato de la burocracia violeta.

La dirección actual del sindicato demoró el comienzo de la asamblea por más de tres horas. No estaba en sus cálculos la magnitud de la movilización opositora. Bajo la presión de centenares de trabajadores, la Violeta tuvo que comenzar la asamblea, y propuso que la presidiera el actual secretario general, Pedro Wasiejko. El conjunto de los trabajadores de Fate, junto con la oposición de Pirelli y Firestone, propusieron en cambio a Alejandro Crespo, dirigente del Sutna San Fernando y de la Lista Negra.

Al momento de la votación, la Violeta quedó en evidente minoría. El voto mayoritario había sido para que Crespo presidiera la asamblea general. Luego de repetir tres veces la votación a mano alzada y verse derrotado, Wasiejko se declaró ganador sin siquiera contar los votos. Ante esto, Crespo y los compañeros de la Negra exigieron se realice la elección por urnas, para evitar la maniobra fraudulenta de la Violeta. La burocracia rechazó la propuesta y se declaró ganadora. Los trabajadores decidieron retirarse de la asamblea y no avalar la truchada de Wasiejko que, punto seguido, se disponía a imponer una memoria y un balance fraudulentos, y una junta electoral manipulada de cara a las próximas elecciones generales del gremio. En el momento en que la oposición se retiraba, la Violeta quiso impedir la salida, colocando una patota que comenzó a agredir compañeros. Los trabajadores tomaron la decisión de abrirse paso y dejar expuesta la raquítica presencia de trabajadores del neumático que apoyaron a la Violeta.

La burocracia del neumático acaba de recibir un fuerte golpe. Tuvo que provocar el desmadre de la asamblea para evitar una derrota, que implicaba quedarse sin el control de la elección general del gremio. Esta debilidad ha quedado a la vista de todos los trabajadores del neumático. La burocracia sindical tiene toda una tradición de declararse ganadora y pudrir asambleas para evitar ser aplastada por los trabajadores.

El crecimiento de la Negra en todo el gremio y la autoridad conquistada por el Sutna San Fernando se expresaron en la asamblea general. Este triunfo del clasismo expresa el claro contraste entre las reivindicaciones conquistadas en Fate, respecto de los sucesivos retrocesos que la Violeta impone en el resto de las fábricas. Al mismo tiempo, refleja la comprensión de una enorme cantidad de trabajadores sobre la necesidad de recuperar los sindicatos para los trabajadores, terminar con la actual dirección burocrática y colocar en su lugar al clasismo.

La Violeta ha lanzado un fuerte ataque a los compañeros de la Lista Negra en Pirelli y Firestone, intentando dividir a los trabajadores de esas fábricas de los de Fate. Incluso en Pirelli la burocracia amenaza físicamente a los compañeros de la Negra. Se abre un período de enorme deliberación en todo el gremio. Es necesaria una campaña de clarificación entre los trabajadores. La Violeta es la responsable de dejar pasar despidos, del trabajo continuo en Pirelli, del aumento de los ritmos de trabajo en Firestone y del actual salario básico del gremio, que roza la línea de pobreza. Con la conciencia de haber superado a la burocracia, exijamos una nueva asamblea general que elija democráticamente la junta electoral. Y con el programa de reivindicaciones de todos los trabajadores del gremio, vamos por la recuperación del sindicato.

En esta nota:

Compartir

Comentarios