fbnoscript
21 de enero de 2016 | #1397

Sol Líneas Aéreas: el Estado y Aerolíneas son responsables

Por Corresponsal
La sorpresiva decisión de la nueva conducción macrista de Aerolíneas de rescindir el contrato que posibilitaba a Sol Líneas Aéreas mantener el servicio ha llevado a su cierre y quiebra dejando a casi 300 trabajadores aeronáuticos en la calle. 
 
Sol atendió durante 14 años escalas menores como Rafaela, Santa Fe, General Pico, Río Cuarto, Merlo y Villa Mercedes (San Luis), destinos poco rentables pero fundamentales para la vida de estas localidades. 
 
Aerolíneas fue desplazando a Sol de las escalas medianas con los Embraer de Austral, llegando a una situación insostenible hace más de un año. En pleno año electoral, el kirchnerismo prefirió subsidiar a la patronal de Sol en un acuerdo que no resolvía la crisis, sino que la pateaba para adelante. Con este subsidio en la mano, la patronal se apresuró a vender el 40% de la empresa al grupo español Airnostrum, que apenas se cayó el convenio, sacó los aviones y repuestos del país, una práctica que en el pasado conocimos por parte de Iberia con Aerolíneas y que fuera frenada por la lucha de los trabajadores.
 
Asistimos al primer capítulo del ajuste macrista contra los trabajadores aeronáuticos. Con el argumento de que se trata de un negociado entre Recalde y los dueños de Sol, la nueva presidenta de Aerolíneas, resuelve el problema descargando la crisis sobre los trabajadores, como ya lo hiciera con las suspensiones y retiros voluntarios como presidenta de General Motors.
 
El Estado y Aerolíneas Argentinas son responsables de esta crisis, cuestión que todas laas direcciones sindicales se niegan a plantear limitándose a "estados de alerta" inconducentes o prometiendo gestionar el ingreso de algunos despedidos a otras empresas. Las burocracias aeronáuticas ultraK se olvidaron de la "resistencia" adelantando que no piensan tomar ninguna medida de fuerza en apoyo a sus afiliados de Sol. Las burocracias antiK, por su lado, se encuentran colaborando intensamente desde el primer día con la patronal de Aerolíneas y el Ministerio de Transporte.
 
Los trabajadores de Sol, por su parte, han montado una guardia activa en el aeropuerto de Rosario, sede central de Sol, donde se concentra la mayor cantidad de compañeros, y en Aeroparque de la que participan los afiliados de los gremios afectados.
 
Todos los aeronáuticos están conmocionados, interpretando el cierre de Sol como un anticipo del ajuste en Aerolíneas, Austral y LAN. Incluso los tercerizados de Falcón, que vienen sufriendo despidos, votaron en asamblea movilizarse masivamente a los mostradores de Sol en Aeroparque. Se están realizando colectas para sostener esta lucha. Este estado deliberativo debe servir para plantear la exigencia de asambleas para votar un paro inmediato en todas las empresas, en solidaridad con los trabajadores de Sol. 
 
Que el Estado garantice los puestos de trabajo integrando a los trabajadores de Sol a Aerolíneas, respetando categorías y antigüedad, expropiando los aviones y los bienes de los empresarios que quebraron la empresa.
 
Frente al intento de utilizar la corruptela kirchnerista para justificar los despidos, debe formarse una comisión integrada por trabajadores electos de Arsa y Sol que abra los libros contables de ambas empresas.

Compartir

Comentarios