fbnoscript
21 de enero de 2016 | #1397

Centro Cultural Kirchner: exigimos la reincorporación de los despedidos

Más de 2 mil trabajadores del Estado se reunieron en la sede del ex Correo Central en respuesta a los 600 despidos lanzados por la flamante gestión de Cambiemos. El legislador porteño Marcelo Ramal (bloque del Frente de Izquierda) encabezó una delegación del Partido Obrero, acompañado por la Federación Universitaria de Buenos Aires y la Naranja de ATE.
 
Los contratos temporales, realizados por intermedio de las universidades de San Martín, Tres de Febrero y La Matanza, que dejó de herencia el kirchnerismo en el CCK (y en gran parte de los Estados nacional, provinciales y municipales), constituyen el eslabón débil de la cadena por la que empiezan los despidos. La enorme movilización de la juventud precarizada contrasta notablemente con la orientación de las conducciones sindicales.
 
UPCN anuncia que recurrirá a la Justicia; así, pretende ignorar que el régimen de tercerización y de “locación de servicios” ha sido avalado en la reciente reforma del Código Civil, impulsada por el FpV y el gobierno de CFK.
 
ATE Nacional, de Hugo “Cachorro” Godoy, se contenta con la reincorporación de veinte despedidos del Ministerio de Justicia, pero no dice esta boca es mía por los despidos en el CCK y en los municipios. Finalmente, defiende su quinta en ATE y convoca a un plenario nacional para marzo.
 
La Verde y Blanca, conducción de ATE Capital, que interviene en el conflicto del CCK, aprovechó el acto para que desfilaran dirigentes kirchneristas como Hugo Yasky y Martín Sabbatella. Intentan eludir la responsabilidad de su fuerza política, que busca acuerdos con el macrismo en el Congreso y en las legislaturas provinciales. Por esa razón hicieron un acto relámpago y aconsejaron convocar asambleas… a mediados de febrero, para “ver cómo está la base”.
 
La orientación del gobierno nacional y del conjunto de los gobiernos provinciales (incluidos los del FpV, como Santa Cruz, Tierra del Fuego o La Rioja) es ajustar las cuentas públicas en déficit, para garantizar un nuevo ciclo de endeudamiento, tal como quedó de manifiesto en el presupuesto presentado por Vidal en la provincia de Buenos Aires. A su vez, buscan disciplinar a los trabajadores con despidos antes de las paritarias.
 
La reacción de los trabajadores del CCK es la expresión de la voluntad de lucha del movimiento obrero: así lo demuestran la gran marcha del clasismo a Plaza de Mayo el 22 de diciembre, la movilización de los estatales de ATE al Ministerio de Trabajo el 29 de diciembre, las de los municipales en La Plata (reprimida por el gobierno de Cambiemos) o la ocupación que llevaron adelante en Coronel Suárez, donde lograron revertir los despidos.
 
Es la misma voluntad de lucha de los 1.700 trabajadores despedidos de la empresa de Lázaro Báez en Santa Cruz o de los trabajadores del Grupo 23 contra el vaciamiento que lleva adelante el también empresario kirchnerista Sergio Szpolski (ex candidato a intente de Tigre por el FpV).
 
Continuemos la lucha por la reincorporación de los 600 trabajadores despedidos del CCK, mediante la convocatoria inmediata a un plenario de delegados para organizar las medidas de acción y el apoyo mediante un fondo de huelga.
 

Compartir

Comentarios