fbnoscript
10 de marzo de 2016 | #1402

La mitad de las provincias en huelga

Ctera debe convocar al paro nacional

Reclamamos a Ctera el paro nacional en apoyo de las provincias en lucha, y vamos por la reapertura de las paritarias en todas las jurisdicciones, por 12.000 de básico, y 40 por ciento de aumento en todas las categorías
El acuerdo del gobierno, la Celeste y las otras burocracias docentes nacionales no cierra por ningún lado.
 
El aumento salarial ruinoso ha generado un enorme descontento en todo el país.
 
Sonia Alesso (Amsafe), Eduardo López (UTE) y Roberto Baradel (Suteba) presentaron este salario a la baja como un triunfo. Dijeron haber perforado los techos salariales. Pero no fueron profetas ni en su propia tierra.
 
Los docentes de Santa Fe le rechazaron el acuerdo, y también el ofrecimiento de un 34% mentiroso del gobernador Miguel Lifschitz (Partido Socialista). Pararon 48 horas de No inicio y la asamblea provincial.
 
En Ciudad de Buenos Aires, UTE debió rechazar la propuesta de Rodríguez Larreta, ante el enorme descontento de la base de ese gremio. Frente al noveno año consecutivo de pacto de la UTE de Eduardo López con Macri, fueron a la huelga el sindicato Ademys y la oposición multicolor de UTE.
 
En Buenos Aires, las grandes seccionales del Suteba conducidas por la Celeste rechazaron el acuerdo mediante el mecanismo de la consulta, igual que las nueve seccionales multicolores: Baradel dibujó el resultado y proclamó la aceptación, pero tuvo que señalar que la diferencia era ínfima con el No. Baradel aceptó un arreglo muy por debajo de la inflación presente.
 
La bronca en las escuelas crece, por los aumentos de precios de los últimos días y por el impuesto a las ganancias, que ahora pagarán más docentes que antes. A todo esto, hay que agregar la crisis con el avance del dengue, que amenaza convertir a las escuelas en un enorme escenario de extensión de la enfermedad.
 
Pero a pesar de todo, Eduardo López y Baradel le garantizaron el normal inicio de clases a Macri en la Capital y en la provincia de Buenos Aires, y Sonia Alesso un inicio de clases sin paro nacional.
 
La Celeste salió al rescate de Macri, un verdadero cachetazo a las ilusiones de esa izquierda que planteó a los gritos que la burocracia kirchnerista se pasaba al campo de los sectores combativos.
 
La moneda de pago del gobierno de Vidal por la gauchada de Baradel fue declarar que el “aumento” es hasta marzo de 2017. Para ser más claros: el ministro de Economía, Hernán Lacunza, rechazó cualquier ilusión de “paritaria abierta”. Udocba y la FEB se sumaron también al sostenimiento del gobierno de Vidal. Una gran experiencia para el conjunto de la docencia.
 
Sí pararon los Suteba multicolores, por un básico de 12.000 pesos y un 40 por ciento de aumento en el resto de las categorías. El paro de No inicio de los Suteba combativos fue importante, en especial porque los Suteba combativos y la Multicolor se consolidaron como la única referencia para enfrentar el ajuste macrista.
Este clima llevó a Baradel a declarar que si no se abre la paritaria para el monitoreo de los aumentos de precios habrá “un paro docente en la provincia de Buenos Aires” y a convocar, a menos de diez días de cerrar la paritaria con Vidal, a reuniones de delegados en todas las seccionales del Suteba.
 
Rebelión docente en el interior
 
En Santiago del Estero se produjo un docentazo. Miles de maestros y profesores están en paro por tiempo indeterminado desde el 1˚ de marzo (ver nota aparte), porque el gobierno de Gerardo Zamora -un ex K travestido en macrista- presentó un ofrecimiento miserable. Una marcha de más de 8.000 trabajadores el viernes 4 de marzo fue brutalmente reprimida. Dejó numerosos maestros heridos y otros detenidos. Los docentes marcharon hasta el lugar de detención hasta que arrancaron la liberación de sus compañeros. La lucha santiagueña se profundiza y tiene la simpatía y solidaridad de todo el país. Los docentes de Santiago del Estero tienen el peor básico nacional (2.190 pesos) y ni siquiera cobran, en muchos casos, el sueldo mínimo de 6.060 pesos. El miércoles 9 de marzo realizaban una gran marcha provincial.
 
En Córdoba, el paro de no inicio fue masivo y la marcha de ese día congregó a más de 10.000 docentes (ver nota aparte). 
 
En Entre Ríos, los docentes de Agmer pararon 72 horas a partir del 29 de febrero. En medio del paro, el gobierno decretó la conciliación obligatoria y también interviene una jueza. La dirección Celeste dijo que rechazaba la conciliación pero se sentó a dialogar con el gobierno y la jueza, y reclamó que cualquier acuerdo sea remunerativo en todos sus componentes y tramos, ante el repudio de los trabajadores jubilados, golpeados por las innumerables cifras en negro. El martes 8, una asamblea provincial analizó la respuesta del gobierno y está planteada la continuidad de las medidas de fuerza.
 
En Santa Cruz hubo un paro de 48 horas de No inicio. La “nac&pop” Alicia Kirchner recién hará una oferta salarial a los docentes el 16 de marzo. Es una situación que enfrentan también los trabajadores municipales y provinciales. El congreso de Adosac votó otras 48 horas de paro, y por iniciativa de los congresales de Tribuna Docente, que Adosac plantee en la mesa de unidad de gremios de la provincia la convocatoria a un plenario obrero de Santa Cruz para enfrentar el ajuste.
 
En Neuquén también se agudiza la crisis de la paritaria. El gobierno mantuvo su 25% en tres cuotas más las sumas del Fonid (Incentivo docente), lo que fue rechazado por unanimidad. La burocracia celeste de Guagliardo no pudo evitar que la semana próxima haya un nuevo paro de 48 horas, pero fue condicionado a que cualquier negociación saque del monto de registro para el impuesto al salario todos los ítems y los plus por zona desfavorable. Por iniciativa de Tribuna se planteó la moción de paro de una semana, que en la votación provincial perdió con las 48 horas por apenas 100 votos.
 
En Tierra del Fuego, la gobernadora ultraK planteó aumento cero para la combativa docencia de la isla. La respuesta fue un paro de 72 horas del Sutef, y un acampe frente a la Gobernación de docentes y estatales. Un congreso, el domingo 6, votó la continuidad de las medidas.
 
En Mendoza, el Sute también realizó paro de No inicio, y tiene votado un paro de 24 horas para la semana siguiente. El gobierno de Cornejo ofreció un 19% de aumento para los profesores y 22% para los maestros, incluyendo los 1.300 pesos en negó del ítem aula, que se cobra si no se falta ni un solo día, por cualquier causa, incluyendo fallecimiento de familiar.
También pararon en Misiones, que continuará medidas la semana siguiente, Chaco y Chubut.
 
La paritaria a la baja de Ctera y de la Celeste, en rescate del gobierno de Macri, ha entrado en una crisis completa. Y ha delatado a la burocracia kichnerista como un pilar de la política de rescate capitalista a costa de los trabajadores.
 
Reclamamos a Ctera el paro nacional en apoyo de las provincias en lucha, y vamos por la reapertura de las paritarias en todas las jurisdicciones, por 12.000 de básico, y 40 por ciento de aumento en todas las categorías.
 
Impulsamos también una gran marcha nacional educativa para la tercera semana de marzo, con fecha probable el 18 de marzo.
 
Los métodos desarrollados en esta primera etapa de la lucha contra Macri y los gobernadores K, socialistas o massistas son un laboratorio riquísimo para quebrar el ajuste capitalista en curso.

Compartir

Comentarios