fbnoscript
17 de marzo de 2016 | #1403

Cresta Roja: se hace urgente retomar la iniciativa

Poner al conflicto de Cresta Roja en las calles y en la escena política nacional nuevamente, como lo han hecho los compañeros durante varios meses de 2015, es el mejor camino para enfrentar las presiones del gobierno, y para defender los 5.000 puestos de trabajo

Las novedades sobre la situación de Cresta Roja dejan de manifiesto que están en peligro miles de puesto de trabajo solo en esta empresa.

La jueza Pérez Casado aceptó la propuesta de la empresa Ovoprot, que está operando Cresta Roja desde enero, cediéndola por los próximos seis meses con la posibilidad de prorrogar por otros seis meses o hasta que se concrete la venta. En este acuerdo, en el que los trabajadores no han tenido participación ni han podido tener acceso al texto, no queda establecido el reingreso de todos los trabajadores, y mucho menos los plazos en los que irán ingresando.

En la resolución de la jueza (que cita La Nación) se estima que en julio se podrían faenar 180 mil pollos diarios, reingresando 1.200 trabajadores. Sin embargo, la declaración de un gerente de Ovoprot ante 400 trabajadores en la planta 2 días previos a esta resolución, contradice este compromiso. La empresa operante estima incorporar 400 trabajadores para faenar esa cantidad de pollos. Lo que implica una fuerte reducción de personal y a la vez un fuerte aumento de la productividad. Hasta el momento, de los 5.000 trabajadores de Cresta Roja, solo están trabajando 484 en el campo con las tareas de cría.

Por otro lado, Ovoprot, tal como lo señaló su representante en aquella reunión, no reconocerá la antigüedad laboral de los operarios, lo que implica una fuerte reducción salarial para aquellos que van ingresando. El sindicato (Stia) reapareció, luego de una larga ausencia, para comenzar los trámites de indemnización, aceptando el despido de hecho del conjunto de los trabajadores sin antes tener un firme compromiso sobre la continuidad laboral con la nueva empresa operadora.

La situación de los trabajadores es desesperante, no sólo porque pueden perder su fuente laboral, sino también porque están sosteniendo a sus familias con los 6 mil pesos del Repro que el gobierno paga con retrasos de hasta 25 días. 

La falta de iniciativa y de acciones en estas últimas semanas implica que los trabajadores están atados de manos para enfrentar esta negociación con el gobierno de Macri-Vidal y la patronal. 

Poner al conflicto de Cresta Roja en las calles y en la escena política nacional nuevamente, como lo han hecho los compañeros durante varios meses de 2015, es el mejor camino para enfrentar las presiones del gobierno, y para defender los 5.000 puestos de trabajo. 

Es necesario convocar a una asamblea sin presencia patronal para que el colectivo obrero elabore un plan de acciones; están planteadas como reivindicaciones principales, exigir por escrito los plazos de reingreso de todos, que el Estado pague los salarios y aguinaldo adeudados, y la integridad de los salarios hasta el reingreso del último compañero.

Compartir