fbnoscript
17 de marzo de 2016 | #1403

Papeleros: construyamos una nueva dirección clasista y antiburocrática

A fines de enero, la Federación del papel acordó una suma fija por única vez de 2.500 pesos a cuenta de las próximas paritarias que comienzan en abril, aplica solo para el convenio de fabricación dejando excluidos a los otros seis convenios que tiene la industria, también habilita a las patronales a absorber dicha suma cuando se resuelvan los próximos aumentos y exime del pago a las patronales en proceso de crisis
Por Wer

A fines de enero, la Federación del papel acordó una suma fija por única vez de 2.500 pesos a cuenta de las próximas paritarias que comienzan en abril, aplica solo para el convenio de fabricación dejando excluidos a los otros seis convenios que tiene la industria, también habilita a las patronales a absorber dicha suma cuando se resuelvan los próximos aumentos y exime del pago a las patronales en proceso de crisis.

El acuerdo se pactó en completo silencio, como acostumbra la burocracia celeste del papel. ¿Por qué no se realizaron asambleas en todos los sindicatos para debatir y resolver un mandato de reclamo general?

Las últimas cuotas de paritarias y sumas fijas pactadas de 2015 se diluyeron rápidamente con el costo de vida. No existió una iniciativa tampoco desde el gremio por el bono compensatorio a fin de año dejando a criterio de cada seccional. Siendo un reclamo de vital importancia.

Esta suma a cuentas de próximas paritarias no compensa la perdida de estos meses y demuestra que la burocracia de la Federación y los sindicatos es de total acompañamiento y pasividad frente al ajuste. 

Con los nuevos cambios en la dirección de la federación del papel se intenta dar una nueva imagen de acercamiento a los afiliados, pero la cruda realidad en que se encuentra el gremio los obliga a salir a recorrer los sindicatos de la provincia para apaciguar los ánimos de los compañeros, donde las patronales han avanzado con políticas antisindicales y de enorme precarización laboral. Una mención de alerta es el servicio de la obra social en estado crítico, donde es constante la falta de atención por falta de pago a las prestadoras y en las provincias casi no hay cobertura. 

En las últimas paritarias, la cámara patronal sentaba a la mesa de negociaciones a representantes de empresas que no permiten la sindicalización, como es el caso de las multinacionales Arauco y Cartocor, entre otras. Se hace evidente que la burocracia papelera renunció a la lucha sindical hace décadas.

Ahora intenta posicionarse desde muy atrás organizando encuentros de delegados por ramas para analizar los convenios cuando ni siquiera se hace respetar su cumplimiento.

El promedio de las categorías iniciales convencionales es de 37 pesos y las superior 56 pesos. Las menos calificadas son las del convenio colectivo de fabricación, el más importante en empresas involucradas y por cantidad de trabajadores involucrados. Estos valores están muy lejos de alcanzar el costo de una canasta familiar, teniendo que recurrir los trabajadores a pelear adicionales internos. 

La asociación de fabricantes del papel que agrupa a las patronales saludo las resoluciones adoptadas por el nuevo gobierno y emitió anuncios en que “es necesario trabajar en la productividad de la empresa, lograr un marco jurídico estable para definir inversiones, simplificación de procesos y reducción impositiva a nivel nacional, provincial y municipal”… piden más ajuste para garantizar sus negocios.

Hay que poner al gremio en pie de lucha para enfrentar el ajuste del gobierno y las patronales, pero de la mano de la burocracia celeste no va a ser posible. Alertamos la trampa de las paritarias al 20% a seis meses... nada asegura que en la segunda negociación nos den el mismo porcentaje. En medio de una situación económica con inflación del 4% mensual, con una ola despidos generalizados y con el pacto buitre de rendición al capital financiero que significaran millones de pesos de embargo y austeridad para el país, enmarca un panorama nada favorable para que a mitad de año se pacte otro 20%, a esa altura del año la burocracia y el gobierno nos van a salir a decir qué no es momento de discutir salarios. Intentando congelando así las paritarias. Pero nada está dicho.

Hay que comenzar la lucha por aumento mínimo del 40% en un pago. Nuestras familias no comen en cuotas.

Llamamos a construir una fuerte agrupación clasista y antiburocrática en nuestro gremio para disputar los sindicatos y ponerlos al servicio de nuestros intereses. 

Compartir

Comentarios