fbnoscript
19 de mayo de 2016 | #1411

Movimiento piquetero: Larreta incumple el acuerdo

La respuesta inmediata de las organizaciones fue ocupar parte del edificio del ministerio y convocar a una nueva movilización, que fue nuevamente masiva. De parte de Larreta no está en juego solamente una cuestión presupuestaria: quiere derrotar a un movimiento de lucha que está en un franco ascenso
El gobierno de Larreta decidió incumplir el acuerdo que se había alcanzado con el movimiento piquetero y cooperativista de la Ciudad. Sus funcionarios del Ministerio de Acción Social hicieron saber que no pensaban respetar las conquistas logradas con la ocupación de la nueva sede de la Jefatura de Gobierno. El incumplimiento alcanza al porcentaje de aumento para los trabajadores precarizados (cooperativistas) y, especialmente, al compromiso de crear 250 nuevos puestos de trabajo.
 
La respuesta inmediata de las organizaciones fue ocupar parte del edificio del ministerio y convocar a una nueva movilización, que fue nuevamente masiva. De parte de Larreta no está en juego solamente una cuestión presupuestaria: quiere derrotar a un movimiento de lucha que está en un franco ascenso.
 
La precarización en el gobierno de Larreta y el PRO
 
Larreta también aplica un revanchismo contra un movimiento que ha sacado a relucir la miseria social de la Ciudad. La toma logró hacer visible la situación de alrededor de 2.500 trabajadores que realizan tareas de limpieza y barrido de calles, recolección de residuos en las villas, pintura y limpieza en escuelas e insfraestructura social. Lo hacen mediante la conformación de cooperativas de trabajo que prestan servicio para diferentes áreas del gobierno, una forma trucha de contratación para evadir el contrato directo bajo relación de dependencia del Gobierno de la Ciudad. Los desocupados deben entrar forzosamente en este régimen precario por un salario que ronda los 5.000 pesos. El sueldo no se liquida de manera individual por parte del Estado o el organismo contratante, sino que es la cooperativa la que luego de recibir los fondos realiza el pago a los asociados.
 
La cooperativa es un intermediario, legal en algunos casos, pero, fundamentalmente, es el régimen de las Milagros Sala y los punteros del PRO de las villas para hacerse de una caja en base al manejo discresional de las liquidaciones. Una gran parte de los trabajadores están sometidos al régimen de los punteros que se quedan con gran parte del salario, tienen trato preferencial en las oficinas del gobierno y son la correa de transmisión del oficialismo en las villas para aplicar las políticas de urbanización trucha.
 
La lucha por el trabajo
 
Hace más de dos meses, el Polo Obrero comenzó una campaña de empadronamiento junto con el plan de lucha nacional. Luego de dos grandes movilizaciones se logró la apertura del Argentina Trabaja y 500 nuevos puestos, pero ese plan no está implementado en la Capital, por lo cual enfrentamos una dificultad mayor, pero la movilización del miércoles 11 y la ocupación de Jefatura mostró que las fuerzas del movimiento están pujantes. Semana tras semana, nuevos compañeros se suman a las asambleas y a la movilización. En los barrios donde estamos presentes, se concentran los trabajadores de la construcción y de los talleres de textiles y muchos otros son chagarines o viven de la venta ambulante o en ferias. La recesión y el ajuste brutal contra el bolsillo obrero está afectanto sobremanera a estos sectores.
 
Ante el incumplimiento de Larreta, está planteado multiplicar el movimiento de lucha, extendiendo su masividad y organización. Este es el camino que seguirá el Polo Obrero para obtener el triunfo de las reivindicaciones.
 

Compartir

Comentarios