fbnoscript
14 de julio de 2016 | #1419

Telefónicos: una conciliación para enfriar la paritaria

Que se informen las negociaciones y se convoque la Asamblea General
Luego del paro y movilización más anunciado de la historia de Foetra era evidente que las patronales pedirían la intervención del Ministerio de Trabajo para que dicte la conciliación obligatoria. La incógnita era si luego de 9 años del último paro y movilización por el salario, y luego de meses de negociación este año, la MUS (mesa de unidad sindical de las telecomunicaciones que agrupa a las federaciones y sindicatos telefónicos del país) mantendría la medida o la “suspendería”. El comunicado de la MUS (del 06/07/16) un día antes del paro planteó "en forma unánime acatar sus alcances (...) en total 20 días hábiles donde no podremos realizar medidas” para seguir estirando la discusión hasta la segunda semana de agosto, postergando el aumento en perjuicio de los trabajadores.  
 
Hace más de dos meses que se realizó el reclamo del 39% de aumento, un “bono alimentario” y la igualación de “inequidades” de los convenios fijo y móvil.  En estos meses no se informó de las negociaciones, ni se realizaron medidas de lucha. Se dejó pasar el primer semestre sin reclamar el adelantamiento de la paritaria a pesar de que se modificaron las famosas “variables macroeconómicas” con los tarifazos, la devaluación, el ajuste y la inflación acumulada, que permitía reabrir la discusión paritaria. El sindicato, sin consultar con los trabajadores, negoció un adelanto del propio aguinaldo de julio a junio y luego para cubrir el descuento, del aguinaldo de diciembre a julio. La política de los "adelantos", los "paliativos" y las cuotas han llevado el salario de los telefónicos por debajo de la canasta familiar, actualmente en 22.500 pesos. Que debería ser el salario mínimo o de una categoría inicial.  
 
Pero el gremio telefónico recorrido por la bronca en el atraso salarial, tiene la fuerza para librar y ganar una lucha por el salario en un pago y la equiparación de los convenios. Desde la Naranja Telefónica planteamos que la dirección actual (lista azul y blanca de Foetra) para llevar adelante la lucha debe romper los compromisos con las empresas que son funcionales al ajuste de Macri y los gobernadores (incluido los K). Las empresas privatizadas que durante años vaciaron el país, ahora obtienen tarifazos del orden del 400 o 500%. En los edificios, los trabajadores reclaman que se informen las negociaciones y un plan de lucha como hicieron los bancarios con paros y movilizaciones progresivas (24, 48 y 72 horas) que les permitió obtener un aumento superior al 35% en una sola cuota y retroactivo a enero entre otras reivindicaciones.
 
Se realizó un plenario de delegados y una movilización fuera del horario de trabajo. Impulsemos las asambleas de base en todos los edificios. No a los “preacuerdos” cerrados, que se discuta y vote punto por punto. Que se convoque la Asamblea General en un lugar accesible, para garantizar la participación de todo el gremio, trabajadores de la fija, móvil y el respeto a la democracia sindical y la decisión de la mayoría. Vamos por un convenio único de toda la actividad (que incorpore a los telefónicos de la fija, móvil y las cooperativas) con la jornada laboral de 7 horas. Por un 39% en un pago, al básico y por 6 meses. Que las empresas absorban y reintegren los descuentos del impuesto al salario hasta su abolición. Impulsemos la organización independiente.

En esta nota:

Compartir

Comentarios