fbnoscript
18 de agosto de 2016

Salarios en la Ciudad: docentes, enfermeros y municipales por debajo de la línea de pobreza

En estos días varios matutinos informaron que el valor de la Canasta Básica para una familia propietaria asciende a $12.979. Todos los trabajadores con ingresos por debajo de ese monto son pobres según el cálculo de la Dirección de Estadística del gobierno porteño. La noticia es un impacto, porque el mismo gobierno que hace las mediciones mantiene a sus trabajadores con salarios por debajo de la línea de pobreza. Un docente que ingresa con un cargo tiene un salario de $10.000. Una enfermera reúne a fin de mes unos $11.000 o $12.000 lo que explica que tengan que hacer módulos compulsivamente, llegando a trabajar jornadas de 14 o 17 horas. Un municipal administrativo tiene un salario promedio de $11.000. Los precarizados con locaciones de servicio tienen ingresos todavía más bajos.
 
Esta situación que no es nueva, indudablemente se ha agravado a fuerza de inflación, tarifazos y las paritarias de ajuste que impuso el GCBA con el concurso de la burocracia de UTE, Sutecba y Médicos Municipales.
 
Si la familia no es propietaria, la situación empeora muchísimo, porque a ese valor hay que agregarle el costo de un alquiler, que no baja de los $6.000 para 2 adultos con 2 hijos. Por lo tanto, en la Ciudad de Buenos Aires y con los propios datos que calcula el gobierno porteño los trabajadores inquilinos con ingresos por debajo de los $19.000 son pobres. Comprar una vivienda, con ese nivel salarial, es imposible. Por caso, los créditos del Banco Nación que actualizan la cuota teniendo en cuenta un índice de evolución salarial, piden ingresos familiares de más de $45.000 para calificar. Algo imposible para docentes y municipales.
 
Estos datos son una radiografía brutal de una Ciudad orientada a los negocios inmobiliarios y financieros. Es necesario desarrollar la lucha por la reapertura de paritarias y por una nueva dirección en los sindicatos, la derrota definitiva del tarifazo y una reorganización social que garantice el derecho a vivir en la Ciudad para sus trabajadores.

Compartir