fbnoscript
25 de agosto de 2016

Córdoba: miles de trabajadores movilizados por la reapertura de paritarias

Y en rechazo a la armonización jubilatoria
Los trabajadores estatales de Córdoba y gremios aportantes a la Caja de Jubilaciones provincial movilizaron masivamente el 24 de agosto en reclamo de reapertura de las negociaciones salariales y en rechazo a la armonización previsional (que pretende llevar el haber jubilatorio al 50% de los salarios en actividad). Entre los más de diez mil manifestantes estaban los trabajadores de la salud, que vienen realizando desde hace meses asambleas por hospitales y una gran asamblea hospitalaria y que protagonizaron la semana pasada una decisiva marcha blanca hacia la casa de gobierno instalando el reclamo de reapertura salarial. También estaban los trabajadores bancarios, los de Luz y Fuerza y los del Suoem (municipales de la ciudad de Córdoba) que abandonaron tareas y marcharon masivamente. El gran ausente fue el Sindicato de Empleados Públicos, dirigido por José Pihén, titular de la CGT provincial y legislador oficialista.
 
Los docentes, por su parte, pararon y movilizaron, adhiriendo al paro nacional de Ctera. El acatamiento al paro fue de alrededor de un 85-90%, cifra escasamente menor que el paro anterior, pero que revela un acatamiento rotundo. Sobre todo, teniendo en cuenta la intensa campaña del gobierno con descuentos y aprietes de todo tipo para amedrentar y atacar la lucha. En algunos casos, el gobierno sigue todavía descontando el paro que los docentes hicieron a principio de año y ahora mandó a descuento las horas de asamblea. Tribuna Docente realizó una presentación ante el gobierno, exigiendo que se abstenga de tomar estar represalias desleales y completamente ilícitas. A su vez, desde el bloque del Frente de Izquierda en la Legislatura, lo presentamos como un proyecto de ley para apoyar la lucha de los estatales y docentes.
 
A pesar de estos aprietes, el paro y la movilización fueron contundentes. Los docentes marcharon de a miles hacia la Casa de Gobierno. La conducción celeste de UEPC (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba), el sindicato de docentes provinciales, que se había negado a resolver el paro en la asamblea provincial, se vio superada por las escuelas que impusieron el paro con sus mandatos. Ahora, las escuelas nutrieron la movilización y marcharon identificadas y de forma organizada, en una columna enorme, independiente de la conducción celeste de UEPC.
 
El paro docente y la movilización del 24 es la consecuencia de un proceso de lucha que no se cierra entre las bases de los gremios estatales. La paritaria firmada a principio de año fue cuestionada desde el inicio en los hospitales y las escuelas. Los docentes y los estatales han perdido entre una tercera y una cuarta parte de su salario en menos de un año; pero el gobierno se niega a reabrir la discusión salarial. En cambio, sostiene la nefasta ley 10333 que impuso un recorte de un 11% al cálculo del haber jubilatorio, y ahora pretende avanzar hacia la armonización completa del sistema previsional de la provincia, terminando de destruir el 82% móvil. Un ajuste en toda la línea.
 
La respuesta de la burocracia sindical frente a esta política ajustadora es de desmovilización y entrega. Vienen postergando desde el año pasado el paro provincial por la derogación de la
 
10333 (que redujo las jubilaciones en un 11%), otorgándole unilateralmente una tregua criminal al gobierno de Schiaretti. Ahora han armado la Coordinadora de Gremios Estatales, únicamente como una reacción a la lucha que las organizaciones de jubilados y los de distintos gremios ya empezaron a dar contra la armonización jubilatoria. Su único interés es contener la lucha de las bases que los superan. No pueden acordar ni siquiera el reclamo más mínimo de los trabajadores, por ejemplo el rechazo a la armonización, pues en la Coordinadora hay sindicatos que la defienden abiertamente, como es el caso de UEPC.
 
La burocracia sindical ha eludido en la movilización el planteo de un plan de lucha, profundamente necesario para conseguir que se reabran las paritarias y que se frene el ajuste jubilatorio. La perspectiva del plan de lucha tiene que ser impuesta desde las bases, como en el caso de los trabajadores de los hospitales que ya están preparando una segunda marcha blanca o el de los docentes que vienen preparando autoconvocatorias y asambleas zonales para defender los mandatos. Este es el único camino a seguir para reabrir las negociaciones, defender el 82% móvil y conquistar todos nuestros reclamos.

Compartir

Comentarios