fbnoscript
16 de febrero de 2006 | #933

El FUT-PO junto al pueblo del norte de Santa Cruz

Por Nico Rapa
Durante las tres semanas que duraron la huelga, el corte de ruta y las movilizaciones de los trabajadores petroleros de Las Heras, el gobierno provincial y nacional intento por todos los medios quebrar su lucha actuando como un verdadero agente de los intereses de los pulpos petroleros.
 
Los ataques y las provocaciones contra el Partido Obrero y sus dirigentes, por parte de Acevedo, Aníbal Fernandez y el propio Kirchner, acusando al PO de la muerte del oficial Sayago, tuvieron como objetivo aislar la lucha de los trabajadores petroleros y de demonizar al PO.
 
Luego de la pueblada, el gobierno de Acevedo realizó en Río Gallegos, unas 20 pintadas sin firma denunciando al PO y a Miguel Del Plá como asesinos de Sayago. Con esta campaña, buscaron ilegalizar la lucha del pueblo de Las Heras e iniciar una persecución policial y penal contra el FUT y el PO. La provincia de Santa Cruz que tiene una larga historia de causas, encarcelamientos y torturas para los luchadores.
 
La persecución contra el PO reforzó nuestra intervención y la simpatía de los trabajadores petroleros y del pueblo de Las Heras, Truncado y Caleta Olivia. El Partido Obrero se empeño en realizar una agitación política por el triunfo de la lucha de Las Heras y la derrota del gobierno provincial y nacional.
 
En Río Gallegos y en Caleta Olivia realizamos dos actos en apoyo a la lucha y contra la persecución al Partido Obrero. En estos actos se demostró la solidaridad de la población con nuestro partido y el repudio a las provocaciones del gobierno.
 
En Pico Truncado, localidad cercana a Las Heras, realizamos una agitación en los principales barrios con un volante en apoyo a la lucha de los petroleros y con otro de balance del desenlace del conflicto, que contó con un recibimiento excepcional por parte de la población que tomaba las declaraciones del PO como propias.
 
En Las Heras, militarizada por la Gendarmería, con helicópteros que sobrevolaban el pueblo y con la intimidación que se estaba viviendo, una brigada de compañeros del PO realizamos una agitación casa por casa, repitiendo la actividad realizada en Pico Truncado.
 
Pese a la represión desatada, el recibimiento por parte de los trabajadores petroleros y de la población de Las Heras también fue sorprendente. Estas recorridas barriales fueron acompañadas de la venta de unas 70 prensas y de una gran cantidad de relaciones que se interesaban por organizarse con el PO.
 
La campaña del gobierno actuó como un catalizador del interés de la población por nuestro partido, llamando la atención a la única organización que apoyó la lucha de Las Heras en el terreno y enfrentó la política represiva del gobierno allí donde se estaba produciendo.
 
Para el Partido Obrero de Santa Cruz y especialmente del norte de la provincia se abre una situación de características excepcionales. La presencia del PO en la zona no es una novedad, en las últimas elecciones en la zona de Caleta, Pico Truncado y Las Heras nuestra votación dio muestras del proceso que estaba en curso, con el 10 y el 20% de los votos.
 
Esta lucha y el papel jugado por el PO, ha acrecentado nuestra intervención y el interés y la simpatía por nuestro partido. En todos los debates surgió claramente que la necesidad de formar un partido obrero es compartida por amplios sectores de la población. Estamos frente al desafió de organizar y desarrollar el PO en al zona, convirtiéndonos en la referencia de oposición política, conformando un gran partido revolucionario que luche por una perspectiva obrera y socialista en la provincia.

Compartir

Comentarios