fbnoscript
24 de octubre de 2016

Córdoba: la toma en barrio Cabildo cumplió un año, la lucha sigue

El 20 de octubre del 2015, ciento cincuenta familias del Polo Obrero de Córdoba ocupamos un predio fiscal de cuatro manzanas en el barrio Cabildo. La ocupación fue preparada en las asambleas barriales y votada en el plenario de Vivienda que realizamos en el marco de la campaña electoral del Frente de Izquierda, en el cual se discutió el problema de la especulación inmobiliaria y se lanzó como consigna principal: "Tierra para los trabajadores, no para los especuladores".

La jornada previa a cumplirse un año de la ocupación, el Polo Obrero de Córdoba, en el marco del plan de lucha nacional por trabajo genuino, realizó -junto a las organizaciones sindicales del PO- un corte en medio de la lluvia y luego se dirigió al Ministerio de Trabajo, para confluir con la movilización de los gremios de Córdoba. Allí, el Polo llevó el reclamo de trabajo genuino y de romper la tregua con un plan de lucha para derrotar el ajuste.

La toma se ha convertido en un referente de la organización y la lucha por la tierra y la vivienda y ha dado lugar a la coordinación de acciones junto a otras luchas por este mismo problema.

Desde un primer momento, el gobierno provincial lanzó un duro ataque contra la ocupación, con el argumento de que era una "usurpación oportunista" y que las familias trabajadoras del barrio "rechazaban nuestra presencia en el lugar".

Pero destapamos una olla. El día de la ocupación, en el transcurso de la mañana, otras 300 familias se apostaron en una de las esquinas del predio para reclamarle al gobierno su derecho a la vivienda.

Este hecho y la votación obtenida días más tarde en las elecciones provinciales, con una cantidad de sufragios en la zona superior al promedio, demostraron la adhesión a las acciones desarrolladas por el Polo, y fuimos a la lucha con el mismo programa que defendemos en las urnas: plan de viviendas populares para resolver el déficit habitacional que afecta a 300.000 mil familias cordobesas.

Transcurrido un año, el gobierno no ha podido doblegar a las familias de la toma, a las cuales les envió operativos policiales ilegales y las mantiene constantemente hostigada por el aparato represivo del Estado. Tampoco ha podido doblegarlas con la negativa a darles los servicios básicos como la luz y el agua.

Por el contrario, las familias de la toma han evitado o repelido cada uno de los ataques de la policía del gobierno de Juan Schiaretti y han denunciado cada una de estos atropellos. Los compañeros siguen viviendo en el predio, avanzando en las mejoras de las condiciones de vida de todas las familias.

La organización con un programa claro ha garantizado este año de lucha, que es un triunfo sobre el Estado y sobre el núcleo de los negocios de la especulación inmobiliaria en la ciudad. El gobierno está empeñado en derrotar a las familias, pero las familias del Polo están empeñadas en derrotar esta política y darle una solución a las familias sin vivienda. 

En esta nota:

Compartir