fbnoscript
9 de marzo de 2006 | #936

Aerolíneas

Se viene la huelga

En conversaciones con los gremios, los directivos de Aerolíneas habían indicado que la empresa estaba dispuesta a destinar el 50 por ciento de aumento de las tarifas a incrementar los salarios. Algunos directivos fueron incluso más lejos y prometieron afectar el 100 por ciento.
 
El gobierno les acaba de otorgar un 20 por ciento. El cálculo de los trabajadores es que con este ajuste del 20 por ciento, Aerolíneas pasa a embolsar anualmente 160 millones de pesos más, en tanto que las mejoras que los trabajadores vienen reclamando (75 por ciento los técnicos y 45 por ciento los pilotos) representarían un monto de 70 millones anuales. La empresa puede atender holgadamente los reclamos y, encima, le quedaría un remanente de ¡90 millones! Un 20% de aumento dejaría en el bolsillo de los trabajadores entre 200 y 400 pesos, para las categorías más altas. Igual o incluso menos de lo que venían cobrando estos últimos 90 días, cuando la empresa entregó, como resultado del acuerdo transitorio que se firmó en diciembre, una cifra fija de entre 400 y 450 pesos, a cuenta de la nueva ronda de negociaciones.
 
No exageramos si decimos que la oferta salarial es una provocación.
 
Cuando era ya inminente el comienzo de medidas de fuerza (venció el intervalo de 90 días de tregua, acordado en diciembre), el gobierno estiró las tratativas y procura un arbitraje. De acuerdo a lo que trascendió, el gobierno ofrece el financiamiento del 100 por ciento del combustible para las escalas no rentables. Según las estimaciones, podrían entrar en esa categoría el 40 por ciento de los actuales recorridos de Aerolíneas, que son deficitarios. El paquete en negociación se extiende a la eximición del pago del IVA incluido en el combustible. Ambas concesiones representarían para Aerolíneas la friolera de más de 1.000 millones de pesos, es decir, varias veces la recaudación que embolsa por las tarifas.
 
No hay ninguna razón, entonces, para deponer el reclamo del 75 y 45% de aumento salarial. Por otro lado, la cláusula de “paz social” por 24 meses que ha tirado la patronal es inaceptable, debido al contexto inflacionario. El Cuerpo de Delegados de los técnicos ha retrucado reclamando la indexación mensual de los salarios. Como en Metrovías, la actualización del salario de acuerdo al costo de vida se ha incorporado al cuerpo de reclamos centrales del movimiento obrero.
 
Otros reclamos incluyen la incorporación a planta permanente de los 27 últimos contratados, así como la reconstrucción de Aerolíneas, devolviéndole los recorridos, instalaciones y aviones, varios de los cuales fueron transferidos a Austral. El grupo Marsans ha venido implementando una suerte de vaciamiento de Aerolíneas. Concentra activos en Austral y acumula las deudas en Aerolíneas. Marsans prepara el terreno para apelar a una convocatoria. En el paquete de tratativas con el gobierno está también la firma de los balances por parte de los representantes del Estado, que está trabada precisamente por este vaciamiento.
 
Están todas las condiciones para ganar.

En esta nota:

Compartir

Comentarios