fbnoscript
22 de diciembre de 2016 | #1442

Mar del Plata: triunfo obrero en Textilana

El jueves 15 de diciembre, en el marco de un prolongado proceso de lucha que llevamos adelante los trabajadores de Textilana, conseguimos el servicio médico en la planta y el compromiso del pago del presentismo que la empresa había descontado por dos asambleas realizadas. Asimismo, se seguirá discutiendo el cambio del ítem “futuros aumentos” para el sector tejeduría.
 
Esta enorme lucha, en una fábrica donde los delegados eran puestos por la patronal, comenzó desde la asunción de una comisión interna combativa, que en el curso de sus dos años de mandato ha conseguido que no se produzcan más despidos, que se respeten las jornadas laborales completas y su respectivo pago, que el sector tejeduría no realice la tarea de lubricación que, por convenio, no le corresponde, la posibilidad de fraccionamiento de las vacaciones y la prohibición de que la patronal dos días antes cancele por propio interés las vacaciones otorgadas (como ha hecho cientos de veces), obligando a los trabajadores a no gozar de las mismas cuando ya habían sido adjudicadas.
 
Hemos dado una enorme pelea en los casi dos años de mandato por los bonos de fin año. En relación al de este año, en un marco de tregua de la CGT con el gobierno macrista, donde han entregado a los trabajadores al ajuste, el sindicato terminó diluyendo cualquier tipo de negociación alegando “que ellos lo están discutiendo a nivel nacional”. 
 
Las conquistas conseguidas son fundamentales. El servicio médico en planta es una reivindicación histórica de la fábrica. La empresa, arbitraria e ilegalmente, no nos reconoce los certificados médicos ni nos paga los días de enfermedad. Además, si un trabajador sufre algún tipo de descompensación (como ha pasado innumerables veces) queda tirado en un pasillo a la espera que lo retire un familiar porque apenas funciona el servicio de ambulancias. En cuanto al pago del presentismo, origen del conflicto, reconocen nuestro legítimo derecho a realizar asambleas dentro de la fábrica.
 
El plan de lucha que llevamos adelante, que incluyó asambleas adentro y afuera de la fábrica, un acampe e innumerables reclamos, permitió avanzar en la organización obrera y frenar los intentos de los empresarios de hacer recaer la crisis de la industria textil sobre nuestras espaldas.

Compartir

Comentarios