fbnoscript
29 de diciembre de 2016

San Luis finaliza el 2016 con un parazo de 72 horas del transporte

Se profundiza el conflicto en las empresas María del Rosario y Sol Bus.

La gran lucha de los trabajadores despedidos de las empresas de transporte María del Rosario y Sol Bus continúa, ahora con un paro provincial del transporte del 28 al 30 de diciembre.

Pasó Navidad y sigue vigente el reclamo de los obreros por deudas salariales (cobran un básico de $12.000), el pago de horas extras, el descanso entre vuelta y vuelta y el pago extra por los días feriados y la reincorporación de los 30 trabajadores despedidos durante el conflicto, entre las principales demandas.  

El conflicto arrancó en el primer trimestre del 2016, se agravó en agosto de este año y sólo por la acción decidida de los trabajadores despedidos y sus compañeros aún activos, se logró que la UTA convoque al paro de 72 horas.

Rosa Gómez, dueña de la empresa María del Rosario, se niega a reincorporar a los despedidos. Ante la interrupción del servicio de transporte con piquetes y asambleas que realizan los trabajadores, se dispuso a normalizar el servicio –a pedido del gobierno– sacando colectivos a la calle con choferes sin carnet habilitante. Uno de esos choferes puestos por la patronal protagonizó un accidente durante la mañana del miércoles 21, dejando en evidencia lo poco que le importa a la empresa y el gobierno la seguridad de los pasajeros.

Durante el corte de ruta, los trabajadores recibieron el apoyo del Partido Obrero de San Luis, quienes se movilizaron hacia el lugar y en diálogo con los obreros quedó claro que organizarse desde las bases, con plena unidad de los trabajadores del sector, se fortalece esta pelea que tiene que lograr el objetivo de la reincorporación de los despedidos y el conjunto de sus reclamos.

Llamamos a los puntanos a apoyar la huelga de los trabajadores del transporte, por la defensa de las condiciones laborales; llamamos a organizarnos políticamente contra el régimen de los Rodríguez Saa, socios históricos de las patronales que se beneficiaron con la explotación laboral y ahora, en momentos de crisis económica, no dudan en atacar la fuente de sustento de la familia trabajadora. Esta huelga es una enorme muestra de la capacidad de organización de la clase obrera puntana ante el ajuste y los despidos.

¡Si triunfan los choferes del transporte, triunfamos todos!

Compartir

Comentarios