fbnoscript
9 de diciembre de 2004 | #880

Metrovías: No se cerró el conflicto

Al cierre de esta edición, los trabajadores de Metrovías resolvían en asambleas en todas las cabeceras del Subte, el levantamiento del plan de lucha, luego de obtener parcialmente los reclamos.
 
El acta suscripta en el Ministerio de Trabajo establece el pago de una suma fija por única vez de 350 pesos, pagaderos en tres cuotas (250 pesos en diciembre, 50 en enero y otros 50 en febrero); un pago de 100 pesos de suma remunerativa a partir de enero de 2005 a cuenta de futuros aumentos; la suba a cinco pesos por año de antigüedad; y, más importante, la devolución de la hora nocturna que permite recuperar los 200 pesos promedio que la empresa les quitara a más de 250 trabajadores del turno noche, cuando se consiguieron las 6 horas.
 
Los trabajadores estaban exigiendo el 53% de aumento sobre los básicos, la devolución del mencionado plus nocturno y el 2% por cada año de antigüedad. El acta convoca a una paritaria salarial a iniciarse el 18 de enero próximo, cuando se presentará el conjunto de los reclamos. Lamentablemente, será fecha veraniega y ya no se podrán aprovechar para la lucha el tránsito del período de fiestas. La burocracia de Palacios tratará de meter aquí sus narices.
 
Paro masivo
 
El viernes 3, la empresa había ofrecido restituir la hora nocturna a condición de una tregua de un año de paz social. Esta propuesta fue rechazada por el Cuerpo de Delegados que resolvió el paro de actividades de tres horas por turno a partir del lunes 6. Frente a la inminencia del paro, el gobierno dispuso una prórroga sigilosa de la conciliación por cinco días, que fue rechazada en los hechos por los paros del lunes y martes siguientes. El lunes, frente a la contundencia de los paros, el Ministerio de Trabajo convocó al edificio Alem sólo al Cuerpo de Delegados, para amonestarlo por “desacatar la conciliación (que) puede llevar a sanciones del gobierno” (la burocracia de la UTA la había aceptado). Con una amansadora de más de cuatro horas el gobierno intento por todos los medios que fuese levantado el paro de cuatro horas por turno del martes. Al mismo tiempo acercaba una nueva propuesta de 250 pesos por única vez.
 
Los trabajadores volvieron a rechazar la propuesta por insuficiente y profundizaron el paro del martes, que fue cumplido masivamente. Ante esto, el gobierno amenazó con enviar tropas, preparando con un fallo judicial para ordenar el desalojo. Este tentativa fracasó ante la evidencia de que se marchaba a la huelga general.
 
Frente a la huelga, el gobierno y la burocracia de UTA montaron un gigantesco operativo para levantar el conflicto y evitar un reguero de luchas salariales. El gobierno se jugó a su aliado Palacios para evitar la derrota de la patronal de Metrovías.
 
La burocracia ha salido a actuar preventivamente firmando convenios en gremios claves (UOM, Comercio, petroleros), aceptando pequeños aumentos para evitar una irrupción salarial del movimiento obrero en su conjunto.
 
Se abre ahora un proceso de clarificación y organización para las paritarias de enero.

En esta nota:

Compartir

Comentarios