fbnoscript
8 de enero de 2017

Una nueva entrega del Sindicato de Obreros de Maestranza

El SOM firmó un acuerdo con las patronales en el que se convino que la empresas otorguen como "adelanto" a los trabajadores la suma de $1.000, en dos cuotas -la primera se pagaría el 18 de diciembre y la segunda el 30. Pero esta mísera “suma adelanto" será descontada por las empresas con los salarios de los meses de enero y febrero.

Una canallada que no debe sorprender de una burocracia sindical entregadora y pro patronal. En el acta acuerdo firmada, el Sindicato comandado por el Secretario General Oscar Guillermo Rojas, aceptó nuevamente salarios de miseria, estableciendo un salario conformado de $13.500 para la jornada completa (9 horas diarias) y de $6.926 para la jornada reducida. Este “incremento” implica un aumento del 19% conforme el salario conformado a septiembre/2016. En la página institucional, Rojas engalana el aumento conseguido: “…sabemos que no es el ideal, aunque sobrepasa en buena medida muchos otros acuerdos y transita en lo paralelo con la realidad…”. La “realidad” que omite el barrionuevista Rojas es que la canasta básica alcanza el doble del salario que pactó con las empresas. Por supuesto, obtuvo la venia del ministro Jorge Triaca.

Al mismo tiempo, en una nueva entrega ratifican que en el caso de los trabajadores de limpieza que se desempeñan en el ámbito aeroportuario, el plus que se le abona excluye cualquier otro plus por nocturnidad. En este sentido, plantean una nueva trampa: este plus, se divide en dos categorías que están marcadas por el horario de la jornada de trabajo, según sea diurna o nocturna, y se abona de modo proporcional por los días que efectivamente se trabaje. Pero para que este plus sea percibido por los de la categoría nocturna, el trabajador debe trabajar al menos 8 horas por jornada en el horario nocturno. Una nueva manera de evitar a las patronales abonar un jornal apenas más alto (entre $1.083 y $ 1.678,80).

El gremio se caracteriza tener los salarios los más bajos de mercado laboral, jornadas extenuantes, carencia de materiales de trabajo, hostigamiento por parte de superiores, traslados abusivos, reclamos que son pasados por alto por parte del SOM. Cabe destacar además que las empresas de limpieza son las campeonas en el rubro de la tercerización laboral, utilizadas incluso por el propio Estado.

La burocracia intenta continuamente evitar la organización de los trabajadores en los distintos lugares de trabajo, avalando también, el traslado de los delegados y evitando el llamado a elección de delegados. Pero debemos superar esas barreras, impulsando la organización por lugar y cuadrilla.

Frente a esta burla que la burocracia sindical pretende colocar como un beneficio, llamamos a los trabajadores a organizarse para recuperar el sindicato.

Compartir

Comentarios