fbnoscript
30 de marzo de 2017 | #1452

Interpack

Diecisiete años de clasismo

Se realizaron las elecciones de comisión interna de Interpack-planta 1. Esta vez con lista única, La Naranja revalidó su conducción por un año más, lo que significa diecisiete mandatos consecutivos.
 
El apoyo casi unánime a la lista (sólo hubo cuatro votos en blanco) tiene una importancia especial ya que la fábrica atraviesa una situación muy compleja; tal vez la más compleja desde 2001. Al momento de escribir van 36 días de paralización total, por decisión de la patronal. El argumento es que los altos salarios -que seguimos cobrando, aunque sin los adicionales de producción- y la “rigidez” de los métodos de trabajo (es decir, el respeto al convenio) hacen inviable la continuidad.
 
Aclaremos que el Grupo Zupán es líder en el mercado de packaging, tiene unas doce plantas en Argentina, Chile y Brasil, todas con tecnología de punta. El propósito de la patronal es imponer condiciones de trabajo y salariales “más flexibles”, que ya existen en todas sus otras empresas. Se inscribe en la ofensiva general contra La Naranja que promueve la cámara patronal.
 
Todo esto es objeto de cruces administrativos y legales que podrían “llevar la sangre al río” de no encauzarse una negociación.
 
Durante estos diecisiete años, Interpack ha sido un puntal de la oposición clasista; protagonizó innumerables conflictos -incluyendo la ocupación durante ocho días en mayo de 2007, que arrancó reclamos salariales y la efectivización de contratados. La última gran huelga, en 2014, se prolongó por tres semanas. Paró por Fuentealba, por Mariano, por Lucía y por cada causa obrera.
 
Hoy, con un plantel reducido (por jubilaciones, jubilaciones anticipadas y algunos retiros voluntarios), Interpack sigue firme, junto a AGR, junto a los docentes y se prepara para intervenir en el paro activo del 6 de abril y en la próxima lucha paritaria.

En esta nota:

Compartir

Comentarios