fbnoscript
30 de marzo de 2017 | #1452

Derrotemos la nueva provocación de Vidal

¡Que decidan los docentes! Plenario provincial de delegados para reforzar el plan de lucha
La reunión de discusión paritaria del 28 de marzo en la provincia de Buenos Aires concluyó en un nuevo fracaso. Ante la provocadora oferta de la gobernadora María Eugenia Vidal, que condicionó cualquier aumento superior a lo ya ofrecido a una reducción del ausentismo (bajo el pretexto de la “falta de recursos”), los gremios anunciaron un paro de 48 horas.
 
Pese a la voluntad de conciliación de las direcciones de Ctera y Suteba, que se han bajado de la huelga general y de los reclamos originales (35% de aumento y paritaria nacional), el gobierno no se ha movido casi un ápice en la última reunión de su propuesta de miseria de 19% en tres tramos, el último a cobrar en 2018.
 
El supuesto cambio en la "predisposición" del gobierno con el que se habían entusiasmado los dirigentes sindicales de Suteba, tras la reunión del lunes 20, se ha revelado completamente infundado. Por el contrario, Vidal ha recrudecido su decisión de ir a una guerra sin cuartel contra los docentes y la educación pública.
 
Tregua unilateral de Ctera
 
La reunión del 28 estuvo precedida por enormes concesiones de las direcciones sindicales.
 
Luego de los 400.000 docentes en Plaza de Mayo, algo histórico, Ctera levantó el plan de paros, en una tregua que entrega todas las luchas docentes del país. Suteba, por su parte, viene desalentando los paros bonaerenses que, sin embargo, se mantienen por la movilización y presión de las bases docentes. La burocracia celeste ha inventado el método de que cada distrito comunica por WhatsApp o por mail, al final del día, la extensión del paro ante la falta de respuesta gubernamental, sin que exista una convocatoria provincial oficial, lo cual genera confusión y busca desalentar a los huelguistas.
 
Esta política de desgaste ocurre cuando la mayoría de las provincias sigue en conflicto porque, como informa Clarín, hasta ahora sólo “hay seis provincias con acuerdo: San Luis, Santiago del Estero, Misiones, Salta, Jujuy y Tucumán” (28/3).
 
La dirección kirchnerista de Ctera y Suteba hace semanas que le ha anunciado al macrismo y a todos los gobernadores que está dispuesta a tirar la toalla, cambiar los “métodos de lucha” y cerrar un acuerdo ruinoso.
 
Sólo lo ha impedido, de un lado, la intransigencia oficial que apuesta a una rendición incondicional y, del otro, la disposición de lucha de las bases y la influencia de los sectores combativos.
 
Ctera y Suteba dicen simplemente que “la situación puede resolverse si nos sorprenden con una oferta superadora” (ídem). 
 
Más aún: Ctera y Suteba han abandonado la lucha por la paritaria nacional. La misma María Laura Torre “admitió ayer que la convocatoria a la paritaria federal docente es ‘un derecho’ por el que ‘la pelea va a seguir’, pero no es un condicionante para alcanzar un acuerdo en la reunión de la Mesa Técnica Salarial con el gobierno bonaerense (ídem).
 
En este cuadro de enormes luchas en Buenos Aires y en muchas otras provincias, entre ellas San Juan, Santa Cruz, La Rioja, Santa Fe y la convocatoria a la marcha de la CTA del 30 de marzo, jornada en la que habría un paro nacional de Ctera, podría ser el límite a la burocracia celeste para que dé por cerrada toda lucha, incluyendo la heroica huelga de la provincia de Buenos Aires.
 
Por un plenario provincial de delegados de escuela con mandato
 
El 16 de marzo, 60.000 docentes de la provincia de Buenos Aires ocuparon la plaza de la Gobernación en La Plata. En la provincia hay 21.000 escuelas, la enorme mayoría de ellas con delegados y subdelegados por turno, los mismos que garantizaron la enorme movilización de ese día. Son ellos, con el mandato de sus escuelas, los que deben decidir: 30.000 delegados que, reunidos en el ámbito de un estadio o de la propia plaza de la Gobernación, deben deliberar y a mano alzada ratificar la continuidad y profundidad de las medidas, hasta quebrar la intransigencia del macrismo y los gobernadores.
 
Este es el método de los Suteba combativos y de la Lista Multicolor, que realiza sistemáticos plenarios provinciales de delegados para resolver y votar sus planes de lucha.
 
Esta lucha se gana si los que deciden son los docentes.
 
 
Foto: Ignacio Smith

En esta nota:

Compartir

Comentarios