fbnoscript
30 de marzo de 2017 | #1452

Santa Cruz: Los docentes comienzan un paro de 120 horas

Luego de un largo debate, el IV Congreso provincial del año del gremio docente Adosac de Santa Cruz decidió profundizar las medidas de lucha con un paro de cinco días (120 horas), en una provincia donde el gobierno de Alicia Kirchner aún adeuda el 27% de los salarios docentes: sólo ha pagado una mínima parte del salario de los empleados judiciales y no le pagó a un sector de los jubilados, a quienes ya les adeudan un mes de haberes.
 
En este sentido, Alicia sigue los pasos del primer gobierno de su hermano Néstor, quien asumió y se comió un mes de los salarios provinciales.
 
Y, sobre todo, sigue los pasos de Macri-Vidal, con una oferta ruinosa (¡3%!) a la docencia y un ataque en regla, que ha incluido el descuento de los días de paro, incentivos a los maestros que no adhieren a las medidas, amenazas contra la personería jurídica de los gremios y el intento fallido de reclutar "voluntarios". Los enemigos de la docencia también tienen sus representantes políticos en la provincia (Roberto Giubetich, intendente de Río Gallegos, de UCR-Cambiemos).
Macri y los gobernadores coinciden en una política de ajuste contra los trabajadores, por mucha demagogia que hagan algunos de ellos.
 
A esto debemos sumar que se ha llegado al límite de lo soportable con una obra social que no funciona y corta la prestación de servicios constantemente.
 
Finalmente, los campeones del “volveremos” tienen en Santa Cruz una gobernadora que podría dar cátedras de ajuste, ya que ofreció un miserable 3% de recomposición salarial.
 
Esto coloca la oferta en un 50% debajo de la inflación del primer bimestre del año -que ronda el 6%-, no reconoce el 15% de poder adquisitivo que se perdió el año pasado cuando el gobierno ofreció un 27% con una inflación del 42%.
 
Mientras los funcionarios kirchneristas twitean que el 18% en cuotas de Vidal representa un ajuste sobre el bolsillo de los trabajadores, Alicia llama a los sindicatos a un acuerdo social para hacer pasar el ajuste más brutal que se está desarrollando en el país. Una hipocresía.
 
El Congreso de Adosac ha decidido rechazar el acuerdo social sosteniendo que es responsabilidad del gobierno garantizar la educación pública. El gobierno de Alicia Kirchner reiteró su negativa a pagar todos los salarios adeudados, pagar en tiempo y forma, y a hacer una oferta salarial que recupere lo perdido en 2016 y que contemple la proyección inflacionaria de 2017.

Compartir

Comentarios