fbnoscript
7 de abril de 2017 | #1453

Muerte en el piquete: la responsabilidad del gobierno y los empresarios

En el marco de la jornada de paro regional de la CGT San Lorenzo -que contó con una importante adhesión de los obreros del Cordón Industrial y la realización de varios cortes de ruta en la zona-, el trabajador Jonathan Gardini perdió la vida al ser atropellado por un camión que atravesó el piquete en el que se encontraba. La cadena de responsabilidades que llevó al siniestro asciende hasta las patronales aceiteras de la zona y a los gobiernos provincial (del socialista Lifschitz) y local.
 
El hecho sucedió alrededor de las 4:30 de la mañana, cuando el camionero pasó el corte en el cruce de las rutas provincial 10 y nacional 11, se trasladó a la playa de la destilería, desenganchó el tanque del acoplado y volvió a alta velocidad hacia donde estaban los trabajadores, dejando un saldo de cinco heridos y un muerto. La CGT San Lorenzo ha declarado cinco días de duelo.
 
Aunque las patronales y los gobiernos estaban anoticiados del paro desde hacía 15 días, cuando fue resuelto en un plenario de la CGT local, no se dispuso el cese de tareas; al momento de las protestas, las banquinas del cordón estaban abarrotadas de camioneros que venían a nuestra zona a descargar. Cínicamente, la propia Cámara de la Industria Aceitera declaró a medios locales: “Veníamos advirtiendo en los últimos días que esto podía suceder“.
 
La responsabilidad de los gobiernos se ve también en el accionar de la policía y la Gendarmería: mientras que numerosos efectivos se hicieron presentes en los piquetes para filmar y tomar fotos de los trabajadores en protesta, no fueron capaces de organizar el tránsito y evitar esta situación.
 
Con su accionar persecutorio, los mandatarios se suben a la oleada de hostilidades contra los que luchan en las calles. Buscan enfrentar un importante proceso de movilización obrera: la jornada de lucha contó con bloqueos en cinco puntos del Cordón Industrial, con el reclamo de 27.000 pesos de básico y ningún despido más, y el corte de trabajadores de General Motors en el ingreso a la planta de Alvear, donde hay 350 trabajadores suspendidos, que logró frenar el ingreso a la fábrica.
 
Desde el Partido Obrero nos solidarizamos con la familia de Jonathan Gardini y exigimos que se investiguen todas las responsabilidades frente a su muerte. No sólo debe ser detenido el camionero que manejaba el vehículo, sino que se debe avanzar sobre toda la cadena de responsabilidades, comenzando por la patronal aceitera -a la cabeza de los pulpos agroexportadores del país.
 
El ministro de Seguridad de la provincia y el gobierno tienen que rendir cuentas frente a las órdenes que orientaron el espionaje pero no respondieron frente al caos vehicular.
 
Ahora más que nunca hay que convocar a un plenario regional del sur de la provincia para que el paro del 6 de abril convocado por la CGT nacional sea un paro activo, con asambleas en cada lugar de trabajo, por el conjunto de las reivindicaciones que levantaban Jonathan y sus compañeros.
 
• Investigación y justicia por Jonathan Gardini
 
• Por 27.000 pesos de básico a todos los trabajadores de la región.
 
• Ni un solo despido más. Abajo el ajuste.

Compartir