fbnoscript
6 de junio de 2017

Por la victoria de los choferes de Córdoba

Los delegados mantienen el paro
Pese a la declaración de ilegalidad del paro de los choferes por parte del ministerio de Trabajo local, de la complicidad de la burocracia de la UTA nacional al avalar el levantamiento de la medida mediante el acatamiento de la conciliación obligatoria y de la brutal campaña mediática en contra de los trabajadores, el paro en Córdoba sigue adelante. Los choferes ratificaron esta mañana la medida que aspira a romper con el techo del 21 por ciento en tres tramos impuesto por la burocracia de Roberto Fernández en las paritarias. Córdoba vive una lucha de gran alcance y de posibilidades que trascienden el ámbito local.
 
La decisión adoptada por los choferes se tomó a pesar de que la declaración de “ilegalidad” por parte del Ministerio brinde a las empresas “condiciones de intimar a los trabajadores para que cese la ilegalidad y retomen el servicio”, según un comunicado de la cartera laboral. El interventor Luis Arcando, de la UTA, había dicho: “Cada uno se hará responsable de sus actos, pero, desde la organización, nosotros acatamos la conciliación obligatoria”. Una muestra de la distancia del interventor de la burocracia con los protagonistas del conflicto, que de a centenares se habían concentrado primero en la puerta del shopping Patio Olmos con un corte de tránsito y luego se dirigieron al Ministerio de Trabajo. Luego de varias horas de dilaciones, el ministro recibió a los delegados y, luego de que le entregara el pliego de reclamos, se declaró un cuarto intermedio.
 
(Escuchá el audio de la delegada Erica Oliva).

 
El paro del lunes 5 fue contundente y paralizó a la ciudad de Córdoba. Una campaña mediática quiso enfrentar a los choferes con los usuarios tanto en gráfica, radio y televisión. Canal 8 entrevistó a la delegada Érica Oliva, chofer y delegada del trolebús y miembro de la agrupación clasista Unidad, quien se plantó frente al conductor: “Arcano nunca nos atendió mientras las empresas nos quieren dar el 8 por ciento de aumento hasta fin de año cuando el primer cuatrimestre tuvo 11 puntos de inflación, es una provocación -dijo la delegada-. Los empresarios aumentaron a principios de año el 30 por ciento los boletos y se subsidian con nuestros sueldos porque nos deben seis meses de aumento. Hemos hecho asambleas, petitorios, notas a Arcano, al municipio para que se abra una mesa de diálogo, pero no nos recibe. ¿Cómo le digo a mi hijo que mi aumento va a ser de 800 pesos hasta fin de año? ¿Cómo nos defendemos si no es con el derecho a huelga? Los aplausos de sus compañeros por la intervención frente a las cámaras da cuenta del alto espíritu de combatividad que se vislumbra en los choferes mediterráneos.
 
 
 
 
La rebelión de los choferes (y las choferes) del transporte urbano cordobés trasunta la ruptura con la burocracia de Fernández que se expresa en los pedidos de que se expulse a la intervención de Luis Arcando, designado por la UTA como jefe provisorio del sindicato cordobés. “Tenemos un gremio intervenido ilegalmente con gente que no nos representa”, había dicho la delegada Oliva. El reclamo del 32,5 por ciento de aumento para el gremio de la UTA cordobesa avanza a paso de asamblea, paro y acción directa.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios