fbnoscript
9 de junio de 2017

UTA Córdoba: cinco días de una huelga que conmueve

La tenacidad de la huelga de los choferes de Córdoba, que cumplía este viernes su quinta jornada, hizo sentar ayer a tres ministros del gobierno provincial para acordar una salida. Cuando había un principio de acuerdo sobre la base de terminar con la intervención de Luis Arcano (actual interventor de la seccional Córdoba) y de una suma de 5000 pesos mensuales, que rompería el techo salarial, la salida finalmente fue truncada por responsabilidad de la burocracia de la UTA Nacional.
 
Los trabajadores se mantienen firmes y unidos y la huelga gana apoyo. Por eso, Roberto Fernández (UTA Nacional) salió a decir que se adelantaría un bono de 5800 si se levanta la huelga. Teme que el ejemplo de esta huelga general se extienda como reguero de pólvora. 
 
La burocracia, recordemos, firmó cinco meses después de vencida la paritaria el acuerdo que motivó la reacción de los choferes cordobeses y que en términos reales significa un aumento del 8,4% hasta fin de año, cuando la inflación podría llegar al 25% anual.
 
La sublevación contra ese acuerdo salarial a la baja se está extendiendo a escala nacional. El jueves hubo en Buenos Aires una autoconvocatoria con más de 1.500 choferes y en Rosario se están preparando acciones.
 
 
Una intensa lucha
 
En las primeras horas del viernes, las empresas intentaron sacar coches a circular, pero la lucha obrera hizo fracasar la maniobra. En Ersa, un compañero se tiró debajo del colectivo para impedir su avance. Otros realizaron sentadas y piquetes  para no permitir la circulación. En troles, fueron escrachados por la masa de los obreros aquellos elementos ligados a la vieja burocracia que intentaron conducir.
 
Sonia Beas, delegada de trolebuses, exigió en el acto del día de ayer en las puertas de la sede gremial un paro provincial, para hacer concreta las palabras de solidaridad de las conducciones de los diferentes sindicatos, y conseguir la victoria de una huelga clave en el escenario nacional porque desafía la pretensión oficial de suscribir acuerdos salariales a la baja en las paritarias.
 
El método con el que los trabajadores actúan despertó la adhesión de la base de varios sindicatos y Luz y Fuerza realizó un abandono de tareas con movilización a la sede del sindicato de la UTA.
 
La burocracia sindical intenta tomar el control de la huelga, que está en manos de una asamblea general y de un cuerpo de delegado en el cual tienen un rol decisivo las compañeras de troles.
 
La Coordinadora Sindical Clasista y el Partido Obrero apoyan con todo la huelga de las compañeras y compañeros. Si quiebran el techo salarial, habremos abierto un rumbo para toda la clase obrera ¡Viva la Huelga de la UTA cordobesa!
 
 
TE PUEDE INTERESAR:
 
 
 
 

Compartir