fbnoscript
22 de junio de 2017

Asamblea en el Garrahan rechaza paritaria a la baja

Por Alejandro Lipcovich Delegado de la Junta Interna ATE Hospital Garrahan
El jueves 22 se realizó la primera asamblea general convocada por la Junta Interna de ATE y la Asociación de Profesionales tras la firma de la paritaria de hambre y flexibilización entre UPCN, Sutecba y la patronal.
 
La convocatoria registró el descontento que recorre los sectores, pues participaron compañeros y compañeras que no son habitués. En la asamblea, la Junta Interna presentó un detallado informe que desmiente rotundamente los números fantasiosos que difunde UPCN: para las categorías más bajas operarios, auxiliares, administrativos y técnicos el “aumento” orilla el 0%. Aunque parezca increíble, esto es así: nuestro salario no variará nominalmente, como explicamos en una nota anterior. Para las categorías apenas más altas, la reducción salarial también es notable; así, un profesional médico podría tener un aumento en el bolsillo menor al 10%. Muchos denunciaron en la asamblea que estamos frente a una notable reducción salarial, toda vez que la inflación supera con creces esos parámetros, y que en 2016 nos arrebataron 10 puntos. Muy distinta es la situación de la conducción, con ingresos mensuales incomparables con los de la masa trabajadora que hace funcionar efectivamente el hospital. Hay un rechazo generalizado, además, a las cláusulas de flexibilización laboral (aumento del presentismo ahora, y “productividad” para el 2018). En la asamblea denunciamos que la otra parte del aumento miserable es un incremento en la explotación del personal: así, el colapso de servicios, con niños y niñas “internados” en pasillos y salas no previstas para ello, se cubre incrementando la “posibilidad” de hacer módulos por parte de enfermería, ahora hasta un tope de 100 mensuales. En criollo, horas extras, pero que ni siquiera se pagan como tales, y que suponen jornadas extenuantes para quienes sostienen con sus cuerpos el sistema de salud. Las 6 horas para enfermería y un salario mínimo igual a la canasta familiar son una necesidad vital.
 
Quedó planteado, entonces, el inicio de un plan de lucha por la reapertura de la paritaria, algo que solo podría conseguirse con una firme lucha. Debemos lograr que compañeros y compañeras, lógicamente disconformes con esta situación, tomen conciencia respecto de que cuando los trabajadores del Garrahan se pusieron de pie, lograron conquistas notables que se proyectan hasta el día de hoy. En ese camino, se estableció una movilización alrededor del hospital para el jueves 29, que incluirá una foto en el puente de la calle Brasil, en la que los trabajadores denunciaremos el carácter hipócrita del “festejo” por los 30 años de la institución con una bandera que destaque nuestros reclamos. Además, se aprobó la convocatoria a otros trabajadores de la salud a participar en la jornada, una nueva asamblea para el primer jueves de julio y el apoyo a la lucha de los trabajadores de PepsiCo contra el cierre y los despidos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios