fbnoscript
28 de junio de 2017

Lucha contra los despidos: ocupación de dos zapaterías en Santiago del Estero

Ante el cierre de la zapatería Goya y el inminente cierre de Calzados Diez (ambas pertenecen a la misma firma), los trabajadores han decidido realizar una toma. Exigen el pago de los salarios pendientes, que la empresa adeuda desde hace casi 60 días.
 
Calzados Goya es una empresa cordobesa, con sucursales en Santiago, Catamarca, La Rioja. Sólo en Córdoba, sus diversos locales venden más de 30 mil pares de calzados por mes. Con más de 50 años de existencia, tiene una espalda más que suficiente para hacerse cargo de los salarios, sin embargo optan de manera fraudulenta por hacer pagar la crisis a sus trabajadores. Los trabajadores denuncian también que se estaría negociando la venta de toda la empresa en Córdoba en estos momentos.
 
La ocupación impulsada por los trabajadores de las zapaterías busca mantener la mercadería (calzados) como garantía de pago de los salarios adeudados. La burocracia sindical del gremio de comercio se ha hecho presente pero no para apoyar a los trabajadores, sino para intentar convencerlos de desistir en su medida. Se trata, sin embargo, del sindicato con más afiliados de LA provincia: debería convocar inmediatamente a un paro general y movilizar a todos los afiliados en defensa de los puestos de trabajo. Esto es particularmente válido en un momento en el que está habiendo centenares de despidos y suspensiones en los grandes y pequeños comercios de todo Santiago del Estero.
 
La ocupación de las zapaterías condensa toda la situación política: a) es consecuencia de las nefastas políticas económicas del gobierno nacional; b) la baja del consumo se siente con particular fuerza en Santiago del Estero, cuyo balance de la “década ganada” es el del peor salario del país e indicadores de desarrollo humano inferiores a países de África; c) las empresas buscan hacer pagar la crisis a los trabajadores; d) el Estado (nacional y provincial) actúa protegiendo el accionar capitalista; e) la burocracia sindical actúa en tándem con el Estado y las empresas, buscando ahogar la iniciativa de los trabajadores.
 
Exigimos a los Estados provincial y nacional que intervengan, garantizando el inmediato pago de los salarios, evitando el cierre de los comercios y garantizando que se mantengan las fuentes de trabajo. La empresa debe hacerse responsable con su capital social y sus cuentas (incluida la casa central) deben ponerse bajo control de sus trabajadores, con poder de veto ante toda decisión (entre ellas, la posibilidad de venta, ante el peligro de vaciamiento que entraña).
 
Solidaridad con la toma de Goya y Calzados Diez. No a los cierres; ningún despido. El sindicato de comercio debe lanzar un inmediato paro general.
 
 

Compartir

Comentarios