fbnoscript
6 de julio de 2017 | #1465

Salta: Paro contra los despidos en el Ingenio San Isidro

A una semana de haber comenzado la zafra 2017 y en medio de la negociación paritaria, el grupo multinacional Gloria, dueño del Ingenio San Isidro (ubicado en la provincia de Salta), despidió a 50 trabajadores temporarios y eventuales, y se niega a cubrir diez vacantes producidas por jubilaciones.
 
Los despidos son la respuesta patronal a un paro obrero que había tenido lugar en reclamo por la demora en el ingreso de los trabajadores temporarios. Para quebrar aquel paro, el grupo Gloria impuso un lock-out el pasado 26 de junio.
 
Ahora, los trabajadores del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (Soeasi) resolvieron en asamblea un plan de lucha, que incluye paros de 24 horas los días 6, 10, 13 y 17 de julio.
 
Apriete patronal y complicidad estatal
 
Estos despidos se suman al rechazo empresario a la demanda obrera de un aumento salarial del 39%, para igualar el costo de la canasta familiar. En una clara provocación patronal, el grupo Gloria ofreció un miserable 21% como aumento... ¡hasta 2019!
 
Desde la bancada de diputados del Partido Obrero forzamos a que se trate en la Legislatura salteña un proyecto de declaración que repudiaba el lock-out y exigía la inmediata incorporación de los obreros que aún no habían sido tomados. El oficialismo no pudo negarse a discutir el tema, pero contrapuso un texto en el que no se critica el apriete patronal ni se exige la incorporación de los obreros; sólo plantea su “solidaridad” y solicita la “mediación” de la Secretaría de Trabajo de la provincia. Este fue el proyecto que se terminó aprobando y que ya, al día siguiente, cuando se produjo una conciliación simple en donde la patronal ratificó los despidos, mostró todas sus limitaciones.
 
La Secretaría de Trabajo de Urtubey tampoco rechazó un lock-out patronal que tuvo el propósito de inviabilizar el derecho a huelga, ya que la patronal expulsó de sus lugares de trabajo a los obreros y no retomó actividad hasta que éstos desistieron del paro.
 
Esta línea es la que lleva adelante sistemáticamente Seaboard Corporation, dueña del Ingenio Tabacal, y que ha obligado a sus obreros a realizar cortes de ruta y puebladas para quebrar la intransigencia patronal y la represión del Estado.
 
El ajuste antiobrero de los que más ganan
 
El grupo Gloria, de capitales peruanos, está en expansión en Argentina. Mientras en el Ingenio San Isidro realiza inversiones por 90 millones de pesos para multiplicar su capacidad de molienda, se postula como uno de los posibles compradores del quebrado Ingenio La Esperanza. Sólo espera que el gobierno del jujeño Gerardo Morales termine de hacer un ajuste y reducción del 50% de su personal. Al igual que todos los ingenios azucareros, se ve beneficiado por la suba del precio interno del azúcar -de más del 100% en el último año-, y ante todo por la quita de las retenciones a la exportación, ya que San Isidro exporta casi la totalidad del azúcar orgánico que produce. 
 
Como si esto fuera poco, también se ve beneficiado por la suba de un 20% del corte de las naftas con bioetanol.
 
Aún con las ganancias extraordinarias que está obteniendo, el grupo Gloria toma las mañas antiobreras de El Tabacal porque tiene el mismo objetivo que la multinacional norteamericana.
 
Además de intentar cerrar paritarias a la baja, ambas buscan quebrar la organización obrera que surgió en los últimos años en ambos ingenios y que se ha caracterizado por su combatividad y la intervención de las bases. Bajo este marco de ascenso obrero, los azucareros de Salta y Jujuy han pasado de estar muy por debajo de los salarios de la Fotia (gremial azucarera de Tucumán), a colocarse un 30% por arriba de los mismos, siendo los mejores sueldos de la actividad.
 
Las patronales azucareras se montan en la política de ajuste del gobierno de Macri, Morales y Urtubey, para obtener más beneficios y para seguir acaparando el mercado alimenticio a través de la quiebra de sus competidores.
 
El grupo Gloria estuvo señalado como un posible comprador de la quebrada Sancor.
 
Abajo los despidos en San Isidro
 
Junto a la convocatoria al paro, los obreros del Soeasi están llamando al pueblo de Campo Santo (localidad donde se ubica el ingenio) y a todo el departamento de Güemes a solidarizarse con su lucha -tal como pasó en 2014 cuando enfrentaron y derrotaron el intento de la patronal de imponer cien despidos. Las fuerzas desplegadas en la lucha contra los despidos son, a su vez, un baluarte para la conquista de su reclamo salarial en las paritarias en curso.
 
Para la victoria de los obreros del Ingenio San Isidro es necesario un paro de todos los ingenios de Salta y Jujuy nucleados en la Federación Azucarera Regional y un nuevo congreso para votar un plan de lucha común.
 
El Partido Obrero, sus militantes, sus candidatos y sus bancadas se jugarán el todo por el todo por la victoria de los obreros del Ingenio San Isidro.

Compartir

Comentarios