fbnoscript
9 de agosto de 2017

Salta: gran triunfo de los municipales de Colonia Santa Rosa

Luego de más de dos meses de huelga contra todo un régimen de ajuste, obtuvieron aumentos de entre el 32% y el 40%.
Después de más de 60 días de huelga, los obreros municipales de Colonia Santa Rosa lograron el pleno reconocimiento de un acta salarial que les otorgó un aumento del 16% al básico, una garantía de aumento no menor a 2 mil pesos para las categorías más bajas y el blanqueo de todas las cifras en negro para los trabajadores a 5 años de jubilarse –entre las conquistas más importantes.
 
El aumento obtenido va desde el 32% al 40% según la categoría y quiebra el techo salarial del 16% que Urtubey le impuso a los estatales para el primer semestre del año, a la vez que engrosa salarios básicos bajísimos e históricamente congelados.
 
Este acuerdo, firmado en abril por el intendente Guerra y homologado por la Secretaría de Trabajo de la Provincia, era desconocido por el jefe comunal desde mayo, cuando se debía blanquear el 16% otorgado.
 
También se arrancaron 500 pesos más al básico, a cuenta de las negociaciones paritarias del segundo semestre, el pago de los días de huelga y el compromiso de no persecución a los trabajadores.
 
Un régimen de ajuste en jaque por la lucha obrera
 
El reclamo de los municipales de Colonia advirtió que el gobierno no sólo piensa avanzar contra los trabajadores a través de topes salariales por debajo de la inflación, tarifazos e impuestazos: también intentará desconocer acuerdos alcanzados en nombre de la “emergencia económica”. Lo primero que hizo el intendente Guerra para ello fue recurrir a UPCN, el gremio que firmó el acuerdo, para que éste lo desconozca. Pero la presión obrera canalizada a través de la asamblea de base lo impidió.
 
Acto seguido, el intendente mandó al Concejo Deliberante local una ordenanza de emergencia económica que éste refrendó, pero que fue derogada a la semana siguiente por una asonada obrera sobre los concejales. Un sector del oficialismo entró en crisis y decidió colocarse del lado de los trabajadores para no ser barridos de cara a las próximas elecciones y hasta tuvieron que votar el cumplimiento del acta salarial en cuestión. Estos mismos concejales, de diferentes listas urtubeystas, promovieron la destitución del presidente del Concejo para dejar una eventual sucesión en sus manos.
 
Ante el fracaso de todas estas maniobras, sólo el apoyo del gobernador Urtubey sostuvo a Guerra y éste comenzó con una andanada de provocaciones contra la huelga. Primero planteó que para acceder al pago del acta los trabajadores debían aceptar traslados y luego planteó directamente que descontaría los días de huelga como la Provincia hizo con los docentes. La última provocación fue intentar movilizar a la población contra la huelga, pero fracasó rotundamente. Por el contrario, este episodio terminó por soldar la solidaridad popular con la huelga obrera, desatando una concentración de más de 300 personas exigiendo al intendente que cumpla con lo que firmó. Es que los obreros levantaron desde el primer momento la denuncia del vaciamiento municipal y exigieron la apertura de los libros contables del municipio y llamaron a la población a defender su lucha incorporando sus propios reclamos de obra pública.
 
Todo este bagaje será clave de cara a la segunda fase de la paritaria, a probables nuevos intentos para desconocer los compromisos salariales e incluso de imponer despidos obreros, ya que este fue el declarado objetivo del intendente Guerra apenas asumió y que hasta ahora no ha podido consagrar por la tenacidad obrera.
 
Una nueva etapa política en Colonia
 
La huelga de los obreros municipales de Colonia Santa Rosa, ha conmovido al conjunto de su pueblo y ha puesto negro sobre blanco sobre el verdadero antagonismo existente en la situación política y en estas elecciones, que colocan al conjunto de los partidos patronales de un lado y a los obreros y el pueblo en lucha, junto con el Partido Obrero del otro. Con Ricardo Castellanos, dirigente municipal autoconvocado, estuvimos en la primera línea de la organización obrera a través de la defensa de la asamblea general. En la Cámara de Diputados provincial hicimos aprobar una declaración en defensa de la huelga y justo el día en que se levantó el conflicto realizamos un acto en solidaridad en Salta Capital. También nuestro diputado nacional Pablo López se acercó al aguante obrero para dejar su solidaridad y señalar la importancia de esa lucha como parte de una lucha más general de la clase obrera contra el ajuste de Macri, Urtubey y sus intendentes.
 
La población de Colonia Santa Rosa asistirá a las urnas siendo consciente que los concejales y parlamentarios que elijan sólo serán útiles si son parte de la lucha del pueblo trabajador contra las políticas de ajuste. Desde el Partido Obrero, haremos todos los esfuerzos necesarios para cristalizar las conclusiones de esta batalla obrera y popular en una mayor conciencia de clase, que se traduzca en lo inmediato en una masiva votación al PO para conquistar una representación política propia en el Concejo Deliberante, la Cámara de Diputados y el Congreso Nacional, y abra paso al desarrollo de una fuerza política real para pelear por una salida definitiva a través del gobierno de trabajadores.

Compartir

Comentarios