fbnoscript
17 de agosto de 2017 | #1470

Paritaria de Foetra: sin asamblea y a la baja

Con este “aumento” no llegamos a fin de mes. Defendamos el salario, por un convenio único.
En un plenario de delegados, vaciado, con la participación de apenas el 50% de sus integrantes, el pasado 31 de julio se cerró la paritaria de Foetra (telefónicos). El plenario que discutió y aprobó estos acuerdos, primero en Telefónica y después en Telecom, funcionó en medio de las vacaciones de invierno. Unos días después se anunció el acuerdo con Nextel (aún están sin publicar las actas) y sólo falta Arsat. No hubo asamblea general para poner a consideración el acuerdo.
 
El acuerdo en cuestión consiste en alrededor de un 20% de “aumento”: 14,5% de julio a diciembre y 5,5% de enero a junio de 2018, con una suma por única vez por el día del Telefónico a cobrar en enero de 2018. Esta paritaria nos coloca automáticamente por debajo de la inflación que se estima para 2017, a lo que se suma que el año pasado ya perdimos alrededor de 10 puntos del salario. A tal punto fue una paritaria a la baja y cerrada de espaldas al gremio, que Telefónica decidió pagar el acuerdo aún antes de que éste se apruebe en el plenario de delegados. 
 
Osvaldo Iadarola, secretario general de Foetra, dijo que “más no se puede conseguir” y unió este planteo sin lucha a la discusión que planteó Claudio Marín, el secretario adjunto, que instaló la cuestión de los posibles despidos, para aceptar la rebaja salarial. Pero las paritarias a la baja y la entrega del salario, lejos de impedir los despidos, refuerzan el poder de las empresas. Lo único que garantiza la estabilidad laboral es un gremio organizado y movilizado que defiende el salario y las conquistas.
 
Esto es lo contrario de lo que viene sucediendo hace años, donde la Azul y Blanca se adapta a la tregua indefinida de las centrales sindicales con las empresas y los gobiernos de turno. A pesar de esto, las asambleas de base del 40% de los edificios, allí donde se realizaron, votaron como mandato rechazar este acuerdo por insuficiente.
 
Telecom-Personal
 
El amague de una lucha por categorías adeudadas en Telecom-Personal fue el argumento para votar de manera dividida, por primera vez por empresa, en el plenario de delegados de Foetra. Unas categorías que finalmente tampoco se pelearon. Ante la pregunta de Belén Díaz, delegada de Personal, la mesa respondió que los compañeros de Personal seguirán manteniendo la categoría “A” y se formaría una "comisión de revisión de inequidades" con un plazo de 60 días… para seguir pateando la discusión hacia adelante.
 
La Foeesitra (federación nacional) firmó la misma paritaria, pero sacó una circular diciendo que darían la categoría “C” (que representa 500 pesos menos) en Personal junto a una mayor flexibilización laboral en las móviles. Un llamado de atención acerca de la “Mesa de Unidad Sindical”, que lejos de ser un factor de unidad y fortalecimiento del gremio, es una correa de trasmisión del ajuste.
 
Las elecciones nacionales
 
El llamado de la burocracia a combatir el ajuste “en octubre”, por medio de las elecciones, desconoce que el gobierno viene aplicando el ajuste porque cuenta con el apoyo de los gobernadores y diputados y senadores que aprueban las leyes fundamentales con los votos del massismo, el PJ y el kirchnerismo. Y con el apoyo de la burocracia sindical, que deja pasar los despidos y firma las paritarias a la baja. Frente a esto, los telefónicos debemos avanzar en la organización para rechazar las paritarias a la baja y preparar las luchas por las reivindicaciones pendientes.
 
Frente a las elecciones legislativas de octubre, llamamos a votar masivamente al Frente de Izquierda, la única fuerza que lucha contra la reforma laboral precarizadora. Consideramos que el voto al FIT, donde delegados y referentes de la Naranja integramos sus listas, sirve para fortalecer las luchas que se vienen.
 
Programa
 
Por un convenio único de las telecomunicaciones. Los trabajadores debemos discutir y fijar una posición sobre la megafusión en marcha entre Telecom con Cablevisión y Nextel, que se prepara junto a Telefónica para la implementación del “cuadruple play” (Telefonía fija, TV paga, banda ancha fija y servicios móviles) desde el 1° de enero. No a la flexibilización laboral, los acuerdos y convenios a la baja y por empresa. Pase a planta permanente y convenio de los tercerizados y “fuera de convenio”. Defensa y extensión de la jornada laboral de 7 horas a todo el gremio. Por el pago de los bonos de participación adeudados desde la privatización. Recategorización de los sectores. Elección de delegados en todos los edificios con mandato vencido. Preparemos las condiciones para una gran asamblea general del gremio y para reabrir la paritaria en defensa del salario y por un convenio único antes de fin de año.

Compartir

Comentarios