fbnoscript
13 de octubre de 2017

Conflicto en la línea 500 de Florencio Varela

Los choferes se movilizaron al Concejo Deliberante contra el intento de partir la empresa para avanzar sobre sus conquistas.
En la localidad bonaerense de Florencio Varela, los choferes de la línea 500 de colectivos vienen de dar una lucha contra el intento de golpear su organización sindical y conquistas.
 
Hace cuatro años, la línea quebró y pasó de forma transitoria a manos de la 159, sin que mediara ordenanza al respecto y con participación en el proceso de Roberto Fernández, secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). El 6 de marzo de este año, el conjunto de los bloques del Concejo Deliberante –Cambiemos, Nuevo Encuentro, Frente para la victoria (Unidad  Ciudadana y Cumplir) y Frente Renovador (1País)– aprobaron finalmente una ordenanza, mediante la cual se licitaba la línea de colectivos dividiéndola en varias empresas (razones sociales).
 
Atentos a las consecuencias regresivas de la medida –la fragmentación de la organización sindical y el avance de medidas flexibilizadoras, como la imposición del trabajo en negro y de horas extras sin la correspondiente remuneración adicional del 50% o 100% (como ya sucede en otras líneas)–, cerca de 200 choferes se movilizaron el 12 de octubre al Concejo Deliberante, donde se iba a tratar el tema. A ellos se sumaron delegaciones de trabajadores de otras siete líneas.
 
La UTA, que había anunciado un paro para ese día, terminó levantando el mismo por whatsapp, luego de conversaciones entre Roberto Fernández y el intendente Interino Andrés Watson –reconocidas en el comunicado de Cambiemos sobre el punto (varelaaldia.com.ar, 13/10).
 
En el Concejo, los parlamentarios de Cambiemos (Gualberto Ríos) y  Unidad Ciudadana (Chango Paz, D´aquino y Ravagni) defendieron la división de la empresa en dos o más, en nombre de combatir el monopolio existente y garantizar a través de la competencia mejoras en los servicios. En verdad, la polémica entre “monopolio” y “libre concurrencia” resulta fraudulenta, ya que la forma concreta en que estas empresas de transporte buscan superar a sus competidoras no es por la mejora del servicio, sino mediante la reducción del “costo laboral” –la que a su turno incrementaría la peligrosidad para trabajadores y pasajeros.
 
Los choferes plantearon que permanecerían en el recinto hasta contar con una resolución favorable, interrumpiendo el servicio de colectivos del turno tarde, obligando a un recule de parte de los concejales: luego de que se hiciera presente el Secretario General de Administración y Fiscalización Municipal, Daniel González (candidato a primer concejal de Unidad Ciudadana), fue redactada un acto acuerdo en que el FPV, el FR y el bloque Movimiento Evita se comprometían a tratar el 19 de octubre un proyecto para derogar el artículo de la Ordenanza que establece la división de la empresa.
 
Por su parte, los concejales de Nuevo Encuentro y Cambiemos se retiraron del recinto sin firmar.
 
Es necesario llamar la atención sobre la manipulación de la dirigencia de la UTA, que decide y levanta paros sin la intervención de los trabajadores –y que viene de firmar a espaldas de ellos un acuerdo salarial ruinoso, dividido en tres cuotas–. La combatividad de los trabajadores de la 500 y el estado de ánimo de muchas líneas expresan la necesidad de superar este escollo.
 
Para esto, se plantea la realización de asambleas, aprovechando el impulso de este paso adelante en el conflicto, para votar un reclamo de un mínimo de $26.000, y de un plenario de delegados con el mandato de esas asambleas.

Compartir

Comentarios